Minientrada

El ser humano se socializa, se relaciona. En casa, en el trabajo, comprando el pan.

Vivimos en familia, con mascotas, con amigos, incluso con desconocidos. Aquí, en esta esquinita de la blogosfera se apuesta por el contacto, el apego, la disponibilidad para con nuestros niños, el piel con piel, el mirarse a los ojos.

Pero en este proceso mamífero de olernos, tocarnos, observarnos y escucharnos, poco a poco vamos encerrándonos en nuestro ser, caminando entre centenares de personas, con rapidez y sin rozarnos. Viviendo en ciudades que se engarzan con pueblos inmensos y en pisos cual avispero, pero sintiéndonos solos, sin afinidad, sin conexión ni con nosotros mismos.

A este contexto llega INTERNET, la red de infinitas posibilidades y recursos, que no cesa de inventar. Y cual invento humano construye las redes sociales, articulando diferentes maneras de estar y conectar. Puedes compartir tus inquietudes sobre bonsáis con otros amantes de este arte, sin preguntas ni presentaciones. Puedes también comentar y apreciar las fotografías de otras personas. Expresarte en un blog y obtener respuestas en resonancia y adscribirte a una red social como Twitter y configurar tu propio perfil, escuchando lo que te interesa, hasta que te interesa, a un solo golpe de “unfollow” .

Así me enredé en este “madremagnum”, conectando con madres y padres, intercambiando consejos, inquietudes. Sintiendo el dolor ajeno, preocupándome por la fiebre de niños que no conozco, alegrándome por el bienestar de las mujeres hermosas y valientes y por el de los hombres valientes y hermosos que están a un golpe de click, participando de sus noches en vela, de sus reivindicaciones por la conciliación, y de su consternación ante un país que se colapsa.

¿Qué esta ocurriendo con el modo en el que interactuamos? El estresante sistema nos condena, a la prisa, al no llegar, al no mirarnos. Ya ni siquiera hablamos por teléfono usamos WhatsApp, sin tono de voz, concisos, propiciando conversaciones entrecortadas que sabes cuando empiezas, pero no cuando acabas. Esta nueva estructura del s. XXI aleja a nuestros amigos a cientos e incluso miles de kilómetros, dejamos nuestros pueblos, y aquellas personas con las que conectamos cuando estudiábamos, con las que sobre el césped de la facultad cambiábamos el mundo, no están disponibles para abrazarlas, largas distancias se yerguen entre nosotros. Nuestras vidas se conducen por senderos dispares, no quieres ser la inoportuna “mami” que haciendo gala de su “pasmo maternal” solo habla de portabebés y de “baby-led-weaning”. Entonces encuentras la red, las comadres que te escuchan, la tribu que te falta, el apoyo que esperabas y necesitabas.

Pero el ser humano nunca está conforme, contento, feliz, satisfecho y surge la tremenda necesidad de “desvirtualizar”. Leer no es suficiente, necesitamos el contacto que nos define, aprender de los gestos, conocer la música de las voces amigas y el abrazo que nos conecta como especie.

De esta iniciativa desvirtualizadora surge el #15J. Tres madres bloggers tienen la iniciativa de conocerse y comentan sus pesquisas por Twitter. Raudas, otras se unen al grupo, el globo se hincha y llega un momento en el que se hace urgente una organización. 50 bloggers, lista de espera para participar en el evento, sponsors. Se ha convertido en todo un movimiento con hashtag propio, manifiesto, “anti-concursos”… En fin, un claro ejemplo de la actitud socializadora que nos caracteriza y de la rapidez de de las redes sociales.

Internet viene a adecuarse a nuestro nuevo estilo de vida, es rápido y concreto, llena el vacío que dejan los grises de las ciudades en  nosotros, y sin embargo no es suficiente, necesitamos el contacto real, aunque solo sea una vez, o quien sabe.

Conocerse en Red

About these ads

»

  1. Yo era muy reacia a las redes sociales, quien lo diría. He encontrado a gente maravillosa con la que me he sentido apoyada, compartido tanto… Es otro mundo.
    Pero es verdad, y con razón, que necesitamos esa cercanía y más con gente con la que a pesar de no conocernos sientes tanto cariño.
    Un abrazo

    • Esa impresión tengo, también estoy conociendo personas fascinantes con las que incluso comparto cotidianidad, no solo historias mas densas o reflexiones, y claro, poco a poco voy cogiendo cariño y anhelando que no fuésemos vecinas para compartir un café caliente, risas sonoras o lágrimas nerviosas.
      Supongo que es cuestión de encontrar vías de encuentro y modos de compartir, aunque sean por internet.
      Otro abrazo para ti linda.

  2. En el fondo es la prueba de que no es suficiente… cuándo conectamos virtualmente con otra persona sientes la necesidad de ir más allá, porque en el fondo sabemos que nuestro yo virtual es sólo una parte de nuestro yo real.

    • Qué interesante eso que dices! Crees que puede ser decepcionante? Que se puede romper esa magia y esa conexión? Yo pienso que en tales casos la emoción del momento ha de hacer que se guarden recuerdos estupendos de una desvirtualización, no se…
      Un gran abrazo Silvia

  3. Yo también era super reticente por ejemplo a twitter y ahora enganchada no lo siguiente soy de las que da el coñazo hasta hartaros, y es verdad necesitamos relacionarnos, a través de la red he conocido gente maravillosa y me he dado cuenta que hay gente como yo, que no se escandaliza cdo dices que no tienes problema en que tus hijos se metan en tu cama, en mi casa empieza a ser un problema porque hay veces que en mi cama somos 5!!

    pero en fin deseando conocer a la gente el #15J, que ganas!!

    • Si, encontramos perspectivas tan afines y cercanas a nosotros… Que a veces son difíciles de encontrar en nuestro entorno.
      Jajaja, yo sueño con una cama tres por dos y todos en una esquinita!
      Disfrutad muchísimo del encuentro.
      Un beso y bienvenida Teresa!

  4. Conozco las sensaciones que describes porque también las he ido descubriendo, poco a poco. Al principio no comenté a nadie que el blog había nacido, era una especie de secreto, de espacio para mí. Hasta que poco a poco una va perdiendo capas, creando lazos, y llega el momento de dar un paso más. De aceptar nuevas amistades en facebook, ver nuestras caras, conocer nuestro entorno, con suerte poder abrazar a alguien y ponerle voz… Desvirtualizamos por la necesidad de sentirnos aún más cerca, creo yo.

    El evento lo he descubierto cuando ya estaba bastante rodado, me pilla lejos y es impensable, pero de todos modos no estoy muy segura de llegar a sentirme cómoda allí. Creo que mi desvirtualización aún sigue pasos más lentos o tal vez en otro ambiente. Tú vas a ir? Si es así, ya nos cuentas ;)
    Mil besitos

    • Esa es la clave “aún mas cerca” o mas real, de carne y hueso.
      Yo tampoco iré al evento, por muchas razones, tengo un concierto esa noche, entre otras cosas y bueno las dimensiones ya son macrosómicas, cincuenta personas y la noche, es bastante confuso para mi.
      Será divertido y está siendo muy prolífico en creatividad y posts, eso seguro. Es bastante curioso el fenómeno y como una amiga me comentaba, bastante posmoderno. Sin embargo una desvirtualización también tendría otros ingredientes para mi, soy demasiado tímida para tales lides.
      Un beso grandísimo bonita!

      • :) Me da gusto que te “mojes”. En todo tema, siempre con respeto, siempre con musicalidad. Me encanta saber que aunque tengamos cosas en las que opinemos diferentes o practiquemos de manera distinta ambas lo hacemos con el MAS GRANDE AMOR y por saber instintivamente que es una fórmula de dos.

        La noche se fue de las manos, incluso las más “desmadrosas” se volverán tímidas en la noche, en la presencia, en el simulacro de lo real que pierde lo virtual.

        Aún así dará gusto. Poner caras ayuda a borrar etiquetas. Cruzar un hola desbarata muros. Saber que aunque escribamos con mayúsculas, que tengamos opiniones diversas hay cosas que nos hermanan.

        Conocernos- creo yo- que pondrá más magia al asunto. Habrá quienes simpaticen habrá quienes no. La química es así.

        Es volver a los treinta y pico al patio del colegio. A volver a decir “hola me llamo tal, quieres jugar conmigo a la comba?”. Es volver a ser niñas, volver a aprender a socializar, volver a contactar y hacer más real una realidad simulada que poco o mucho se vuelve mas 1.0

        Va a ser una lástima no conocerte pero sabré que tu música se escucha de fondo.

        Un abrazo

      • Claro que me mojo! Si está la red revolucionada, ¡Es un eventazo!
        Creo que entre nosotras hay menos diferencias de las que piensas, el amor es lo que mueve el mundo y en ti hay mucho amor linda.
        Sin duda habrá mucha magia y esa comparación con la ingenuidad del patio de colegio me encanta, que bien lo expresa! Y que mal lo pasaba yo en el patio del colegio, por eso se me antoja hostil, soy tímida, miedosa y un trasto, ya lo he dicho! Por eso trabajo mejor sobre seguro, así que no descartes un encuentro por las Castillas!
        Un beso bonita¡¡

      • Y yo querida- cambiarme de colegio fue duro y empezar de cero más. Ahora imagínate que llegaré a un patio de colegio donde soy la ajena (al fin y al cabo soy mexicana- con otro idioma, otras costumbres y otra forma de ser). Tranquila, creo que hasta la mas guay del patio de colegio siempre la ha pasado mal igual que nosotras, aunque creamos lo contrario. Un besazo

        AH DEL ENCUENTRO NADA ME GUSTARÍA MAS!!!

  5. Conocerse a través de internet está muy bien, la verdad es que a pesar de no tener la proximidad física por el modo de escribir y de expresarse ya te hace una idea de con quién te llevarías muy bien y con quién no tanto en un encuentro “real”. Aunque bien es cierto que la mayoría ocultamos nuestro lado oscuro y sacamos más el lado bueno en este mundo virtual.
    Siempre entra el gusanillo de querer ir a más, pero también podrían darse decepciones, este mundo de internet tiene algo de mágico.
    Un beso!

    • Si, encontrar un equilibrio con la situación ayuda, todo esto de internet es nuevo y aceptar las normas del juego y aprovecharlas tiene su lado positivo, como bien dices, te puedes reinventar fomentando lo que mas te gusta de ti y ocultando lo que no te gusta tanto, así no se pierde la magia. Pero no se, a veces anhelo compañía 1.0 como la 2.0, o mas bien, + la 2.0
      Un beso grande María!

  6. Puedo hablar con conociemiento de causa de este tema y creo que al final es como la vida misma, te puedes encontrar de todo, hay quien se sincera y se muestra realmente como es ( incluso se sincera más que en su vida 1.0), quien se escuda en el anonimato y forma una imagen distorsionada de si mismo, quien miente en casi todo lo que cuenta y quien dice ser alguien que no es.
    Para mi es otra forma de conocer a gente afín a ti, eso si en mi caso sólo he dado el paso en contadas ocasiones cuando he estado segura que aquella persona que se escondía detrás del teclado realmente merecía la pena y he sentido la necesidad de conocerla en persona y comprobar por mi misma si esa idea que tenía correspondía con la realidad.
    A día de hoy forman parte de mi vida 1.0 personas muy importantes para mi que en su día sólo formaron parte de mi vida 2.0.
    Un beso!

    • Cuando sientes la necesidad de ir un poco más allá, merece la pena el riesgo, debe ser por algo. Dicen que quien no apuesta no gana. La verdad es que es un tema muy interesante éste de las personalidades virtuales.
      Me alegro mucho de que ganaras personas importantes en tu vida 1.0 ;-)
      un beso grande

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s