Nacimiento y dignidad

Estándar

La reciente emisión de Baby-Boom programa de La Sexta ha levantado ampollas abriendo la caja de Pandora.

Me resistí a verlo. Me aterraba verlo, polémicas a parte el acto de nacer levantaba en mi un miedo ancestral, de solo imaginarlo me estremecía, sangre, piel estirada, dolor, un óvalo peludo, piernas que exponen… ¿A qué se debe esto? ¿Por qué hemos desarrollado este pavor a un hecho tan consustancial a la humanidad como el mismísimo nacimiento? Nos alejamos a cada paso de nuestro instinto, llegamos a rechazarlo, volvemos la cara hacia gorritos y polainas, vivimos el parto como un trámite horrendo que nos acerca a nuestra criatura. Entiendo que esta actitud tiene consecuencias, el desconocimiento.

Al menos en mi caso, leí ávidamente libros de lactancia, crianza, apego, psicología, embarazo, yoga y embarazo, alimentación complementaria, desarrollo fetal intrauterino, pero entre tantas páginas ni un párrafo sobre partos. Decidí pasar de puntillas sobre este hecho, mi excusa era no sugestionarme, dormir tranquila, no maquinar situaciones problemáticas y confiar ciegamente en el equipo técnico sanitario. ¿Cuántas mujeres toman la misma decisión que yo? Me arrepiento. La situación que se precipita es una mujer infantilizada, indefensa, vulnerable, ignorante.

Al escuchar hablar sobre el programa afloró mi aprensión, pero comprendí que podría ser una manera de familiarizarme con el parto, asomarme por una ventana y participar del milagro. Reconciliarme con la vida. Pero ¿qué encontramos en este show? Innumerables razones para padecer y mas razones aún para aprender sobre la física de un parto y sobre mis derechos al respecto.

La comunidad bloguera no se hizo esperar y se ha pronunciado al respecto de manera ejemplar:

El Parto es Nuestro pone de manifiesto la opinión de los profesionales. Y la falta de evidencia científica que pone de manifiesto como funcionan por norma los partos en España.

Brillante Vivian Watson con su Baby Boom o el suplicio de parir.

La matriactivista e indignada Jesusa Ricoy-Olariaga.

El Impúdico Baby-Boom de Papá Conejo – Mamá Piojo, que resalta el sobrenombre del programa, “La crudeza de la vida real” cuando deberían hablar de “La crudeza de los paritorios en España”.

En Aprendiz de madre blog del periódico La voz de Galicia su autora nos relata de forma clara los errores cometidos y recoge un muestrario de frases para la “posteridad” pronunciadas en el programa.

Lactando Amando nos habla de La “resaca” del primer episodio de Baby-Boom y de lo decepcionante del tratamiento.

El fabuloso Post de Mimos y Teta que incluye el video de dos partos realmente respetados.

La doula Nuria Otero Tomera expresa sus pareceres al respecto.

En Habichuelas Mágicas se resalta el valor del “reality” a cualquier precio.

La tristeza e impotencia de Aprendiendo de Celia con Baby-Boom (Desastre de la Sexta).

La crónica de Mª Covadonga Mora Delgado de Criando Amando: Baby-Boom, o la triste realidad de muchos partos en España.

Mamá Novata y su Baby-Boom, siempre respetuosa y crítica a la vez.

Y la gran Ibone Olza con Violencia BABY obstétrica BOOM televisada que avanza hasta el activismo.

Y es que no es para menos. No me entretendré relatando una crónica más aunque se podría analizar cada plano y cada palabra. Llamo a la reflexión, las madres, las que parimos estamos protestando, estamos denunciando una situación de violencia obstétrica que se considera con total normalidad. ¿Qué responsabilidad tiene La Sexta? ¿No deberían informarse mucho más? Estoy muy decepcionada con el tratamiento que prima el morbo, que no hace la menor crítica al sistema pero si a las madres que prestan a los telespectadores un momento tan íntimo. Decepcionada con Gemma Nierga y sus declaraciones, tinta el reality con su voz en “off” con total subjetividad dejando mucho, muchísimo que desear. “Hay mujeres muy cobardes” dice, y mujeres muy insensibles para nuestra desgracia.

Las condiciones para que una mujer de a luz dignamente son otras, aconsejo este enlace con este propósito.

Los argumentos de que tenemos mucha suerte, en países del tercer mundo las cifras de muerte perinatal son tremendas, me parecen excusas. Que hay muchos problemas en la actualidad y hablamos de peticiones vacuas o secundarias es sangrante. La dignidad no puede esperar. La reflexión se hace urgente. La realidad solo se modifica alzando la voz, con la información, con el corazón, con empeño. No se puede, ni debe considerar normal parir de esa manera.

“El que llora mama”. Pues lloremos para que se nos escuche y no tengamos miedo a parir, reaprendamos y no dejemos que imágenes como esta dejen poso en nuestro imaginario.

El carnaval de blogs sobre Baby Boom ha sido organizado a través de twitter por un grupo de madres cansadas de ver como la violencia obstétrica se ha normalizado en nuestra sociedad hasta el punto de que sea considerada la práctica “normal” y deseable.

Quienes queráis uniros a la iniciativa y expresar vuestra opinión podéis hacerlo tanto a través de entradas en vuestros blogs como a través de twitter o facebook usando el HT propio del programa #Babyboom o el alternativo #babibun





<!– end InLinkz script →

Anuncios

»

  1. Ufff, complicado tema. Vi un poco el programa ya que mi computador no está muy bueno que digamos y de repente se quedaba pegada la imagen pero lo que vi no es tan diferente a los hospitales públicos chilenos. A tal nivel a veces llega la degradación que las enfermeras les dicen a las niñas jóvenes “¿No te gustó hacer el bebé? Ahora te aguantas el dolor”.

    En Chile en el canal TVN hay un programa que se llama Mamá a los 15. La primera temporada mostraban el parto y la espera (sólo lo que autorizaban las familias creo) ahora en la segunda temporada muestran el parto y lo que pasa después. Al menos ese programa no es tan invasivo con la privacidad y trata un problema grande que hay en Chile que es el embarazo adolescente. Pero creo yo que no muestran tanto los partos porque la mayoría de las niñas son de bajos recursos y no pueden pagar un parto en una clínica privada lo que baja bastante la calidad del mismo.

    Espero las cosas cambien y los partos sean más respetados así también las decisiones de las madres.

    • Exacto! No solo hablo de violencia obstétrica, si no de una actitud, un clima emocional que rodea a los partos donde la madre es una niña indefensa y el personal sanitario una autoridad sacrosanta, que además se ríe de la situación. Por supuesto no todos los profesionales son así, pero alarma que incluso con cámaras no caigan en la cuenta de que su comportamiento es irrespetuoso con los demás. La mujer que está pariendo no es una niña, es poder, es fuerza, es vida.
      Ciertamente en televisión se busca el morbo y además de denunciar los embarazos adolescentes supongo, que es mas atractivo para el público una gestación mas extrema.
      Eso esperamos todas una mayor concienciación y que nos devuelvan nuestro parto.
      Gracias por tu comentario Pilar!
      Un abrazo

  2. Amiga esto es lo que me gusta de bloguear y bloguerrear ¡viva la libertad de expresión! Ahora bien, respeto como siempre y de pie como bien sabes tu pensar, tu manera de escribir y la empatía con la que sueles llevar una discusión. En este caso tengo que opinar que no estoy tan de acuerdo.

    He pasado por los blogs y me he contenido de opinar pues respeto que no estén de acuerdo y es completamente y totalmente válido pero el tuyo no me lo puedo saltar por que “un blog vive de comentarios” y por que también el discernir enriquece el tema.

    Soy comunicóloga. Alguna vez quise estudiar medicina y me encantan los programas que van de temas de salud.

    Este programa es una vil copia de uno americano en Discovery Health en dónde se tratan los partos mediante atención clínica de una manera respetuosa, incluso si se desea con un plan de parto, y se ve la maravilla que es el dar vida.

    Creo que La Sexta quiso generar polémica y con esto rating y ha mostrado lo peorcito por que no es válido generalizar. Aunque a mi me haya tocado la peor matrona de León que en cualquier foro encuentras su nombre- parí con un equipo de matronas y ginecólogas- todas mujeres y residentes- que confiaron en mi y evitaron mi cesárea LOGRANDO UN PARTO NATURAL.

    Ahora bien, si si si la matrona hijadepu era como la que pasaron en la tv, sus palabras fueron “para ser sudaca no eres tan morena” así que que te voy a decir.

    Sin embargo, recordemos que la televisión es espectáculo, es negocio, busca el rating y lo está logrando con tanta respuesta “activista”.

    Te invito a que veas programas de salud en donde los partos son una gozada.

    En lo personal no me quedaría con este programa para generalizar y decir que toda la atención en España es así.

    Para mi la mejor respuesta es cambiar de canal, no tocar el tema y que en dos semanas por falta de rating se acabe la producción.

    El resto—cada quien que haga de su parto una cometa y lo vuele con imaginación, placer y mucha luz y color.

    ¡Que pa gustos está el arco-iris!

    Un besazo

    • Totalmente de acuerdo en este punto con desmadre en todos lados los medios manipulan la información y muestran lo que da más rating (no sabré yo que aparecí una vez en tv y desvirtuaron todo lo que respondí) así que no hay que generalizar. Lo que no justifica que existan las malas prácticas y por lo mismo hay que elevar la voz en las distintas redes sociales y blogs para que lo malo cambie.

      Suerte amigas y un abrazo de apoyo transoceánico.

    • Por supuesto linda, en este espacio puedes y debes expresarte.
      Parece ser que este programa es una revisión de uno muy similar “One Born Every Minute”. Desde luego La Sexta busca el morbo para subir la audiencia, al mas puro estilo Gran Hermano, pero tengo la impresión de que no son conscientes de que muestran lo peorcito, porque están desinformados e ignoran las malas prácticas. Por supuesto que no se debe generalizar, afortunadamente hay hospitales que cuentan con mejores protocolos (los cumplen) y con mejores profesionales, pero este hospital en concreto es bastante indicativo del funcionamiento de la mayoría. No se a que llamas un parto natural, entiendo que hablas de un parto sin oxitocina artificial, sin epidural, sin episiotomía… si no, hablamos de un parto medicalizado. Me alegro de que no llegaras a necesitar una cesárea.
      Siento enormemente ese comentario de tu matrona, es increíble la falta de respeto de algunos profesionales.
      Por supuesto que no lo volveré a ver, pero si me parece imprescindible expresar la disconformidad, aún a riesgo de subir más la audiencia. Es necesaria una ciudadanía crítica que no se calle cuando vulneran sus derechos, porque se seguiría pensando que eso es lo normal y que tenemos que conformarnos.
      Un beso guapísima y gracias por tu opinión. (Buscaré Discovery Health)

      • Por supuesto! Es una opción más. Yo también la usé (la epidural digo, para lo demás desgarro natural) me pusieron oxitocina para provocarme el parto y el dolor era insoportable, contracción por minuto. Prometo Post!
        Abrazo doble.

      • Uy que mal—yo me libre por una hora jajaj por que me inducían a las 6 de la tarde en la semana casi 42 y me puse yo sola a las 5 pm. Obvio me rompieron fuente después de la epidural y me pusieron oxitocina para acelerar pero ya estaba con 6 de dilatación e intervalo de cada minuto así que con la epidural ni sentí el dolor—-espero el post con ganas.

  3. No he visto el programa porque no me apetece ver cómo se hace espectáculo de los nacimientos de bebés. Aplaudo por completo tus palabras Silvia. Ya está bien. El parto es nuestro!!!! Que hagan programas de hombres, para criticar a los hombres, en temas de hombres. Que nos dejen parir cómo nos de la gana!!! Grrrr!!!

  4. Yo no vi el programa pero me sentí indigna durante el parto. Nadie respeto mis opiniones. Yo quería epidural y no me la suministraron argumentado que era demasiado tarde (mentira); yo quería parir con mis piernas apoyadas para poder empujar y me tuvieron en una cama dejándome completamente exhausta, etc.
    Para mí el parto fue un trauma que nunca lograré superar.
    No entiendo como a estas alturas de la Humanidad se tiene que sufrir tantísimo para dar a luz. Una pena. Así se le quitan a cualquiera las ganas de tener hij@s.
    Voy a escribir un post. Cada vez que hablo de este tema, me enciendo.

    • Es terrible que tengamos que recordar nuestros partos como traumáticos. En eso sentido tengo suerte al 50%, prometo contarlo.
      Como decía en el Post, el desconocimiento hace mucho daño, si existiera una mayor cultura sobre el parto tendríamos mejores herramientas psicológicas y físicas para afrontarlo y vivir el dolor como algo necesario, de una manera mas llevadera. Y por supuesto si aún así queremos hacer uso de la epidural para eso está. Siento que no te la suministraran si la deseabas.
      Ayyy cómo nos encendemos todas! Hablamos de temas primarios que vibran en nuestro ser mas profundo.
      Un beso muy grande. (Leeré tu Post)

      • Yo creo que si no tenemos que afrontar el dolor para que nos quiten una muela, menos para dar a luz. Por fin, tenemos la oportunidad de vivir con alegría y plenitud un parto y estas corrientes naturistas nos quieren hacer ver que lo propio es hacerlo con dolor. Qué pena! De verdad. No entiendo esa necesidad de sufrimiento y abnegación que se les quiere imponer a las mujeres.
        ¿Por qué cuando nos duele la cabeza tomamos una aspirina? No sería mejor afrontar el dolor como parte de nuestra naturaleza.
        Yo opino que las que hablan con tanta alegría del dolor es porque le han puesto la epidural o ha tenido cesárea porque si lo hubiera vivido como lo viví yo o tantas y tantas mujeres a las que se ha privado del derecho a parir sin dolor y con dignidad.
        Igual que pedimos una muerte digna (sin dolor) pues lo mismo un parto. Al fin y al cabo son ambas naturales.
        No es justo parir como animales a grito pelado. Es inhumano y salvaje. No digo más.

      • Para mi resulta bastante difícil comparar un hecho fisiológico como el nacimiento con una enfermedad. Extraer una muela putrefacta, infectada no tiene nada que ver con la llegada de un ser humano al mundo. Comer también es fisiológico y en nombre de la ciencia no tragamos pastillas nutritivas que nos eviten perder nuestro valioso tiempo, mascando cual ciervo en el campo. Nadie impone abnegación, en este caso, las evidencias físicas y científicas demuestran lo que es mas adecuado para el devenir de un parto y sin embargo, se practican protocolos inadecuados en los hospitales.
        El dolor de cabeza, también es un síntoma de enfermedad y que tomes aspirina solo te incumbe a ti. Cuando decides enlentecer el trabajo de parto con epidural afecta a alguien más.
        Parir de manera natural no es un parto indigno. Al igual que parir con anestesia, si la solicitas, o nacer con cesárea si es necesario, todas son llegadas dignas. El problema es que se vulnere tu voluntad, cuando todo transcurre bien, claro está, y no hay sufrimiento fetal.
        No deberíamos sentir vergüenza por gritar cuando hay dolor, somos animales humanos, no robots reprimidos.

        Siento mucho que tu parto sea una herida para ti. Para mi también hay cosas que hubiera querido de otro modo. La oxitocina produce contracciones muy dolorosas, que nada tienen que ver con las contracciones fisiológicas.
        No comprendo por qué te molesta que otras mujeres decidan opciones diferentes a la tuya. Eso vulnerar la libertad de las personas. Tampoco comprendo qué problema tienes con los animales, ni siquiera pienso que griten tanto cuando dan a luz.
        No se trata de parir con dolor. Dolor hay siempre. Se trata de parto natural, sin intervenciones médicas. Desconozco si conoces los efectos de la epidural en el parto, que lo enlentece y dificulta el expulsivo precipitando el uso de forceps, por ejemplo, episiotomías, etc.

        Parir es un momento crucial, y debemos prepararnos, conocer su fisiología, mentalizarnos. Si pensamos que no habrá dolor, que la epidural es magia, nos frustraremos.
        La ciencia ha decidido unos protocolos de actuación de parto, se deberían respetar. Así como se deberían respetar todas la opciones, si las hay. Existe la anestesia, que la use quién desee, siento que tu no pudieras. Existe el coctel hormonal que provoca el parto, que hagan uso de él las mujeres que así lo quieran.
        Conozco a mujeres que han tenido partos naturales, han repetido y no les importaría repetir.
        Un abrazo Mamá Baby Blue.

      • Morir no es indigno y siempre reivindicamos la muerte sin dolor. El nacimiento y la muerte forman parte de la vida. Y en vez de vivir ese momento tranquilas y disfrutando, hay quienes prefieren hacerlo sufriendo. Normalmente aquellas que nunca han pasado por ese dolor son las que lo defienden. Mujeres sin hijos o que han tenido la suerte de disfrutar de la epidural.
        ¿Por qué te pusiste epidural? La oxitocina no hace nada más que acelerar el parto, pero no el dolor. El dolor cuando pares es ese y muchíiisimo más cuando sale la cabeza.
        Yo, con este tema, me enciendo pero no lo voy a discutir con nadie que no haya parido como yo. Lo siento. Creo que no es comparable.
        Yo no conozco a nadie que haya tenido un parto con dolor y quiera repetir. A nadie.
        Nos podemos beneficiar de la ciencia o seguir sufriendo. Yo tengo clarísimo la elección.
        Y tengo todavía más amigas que querían un parto “natural” y en el último momento han suplicado la epidural porque no eran capaces de soportarlo.
        Y gracias a ello recuerdan el parto como un momento feliz. Yo traumatizada, pero sólo por el dolor criminal y bestial que es.

      • Yo tampoco quiero discutir. El debate si es constructivo me alienta, si no, es prescindible. Solo decir, que la oxitocina, acelera el parto como bien dices. El parto es una serie de contracciones que abren el canal del parto, si se aceleran, si son químicas, son mas dolorosas y con menos tiempo para recuperarte. No me pusieron oxitocina, si no prostanglandina (me confundí, pero para el caso es igual). No tengo que justificar que merezca debatir contigo, pero lo haré. Al ponerme la epidural, me tumbe de medio lado, y solo me hizo efecto en una pierna, de modo que seguí sintiendo dolor, incluyendo el expulsivo, que claro, es tremendo, pero me alegro, porque Marco pesó 4 kg al nacer y al no perder la sensibilidad pude apretar lo necesario para que fuera rápido y no se quedara encajado. En mi próximo parto intentaré prescindir de la epidural, si se dan las circunstancias adecuadas, de movilidad, intimidad, etc. Que por suerte en mi hospital las ofrecen, pero si llegado el momento desfallezco y estoy a tiempo, la pediré. Solo se que todas las opciones son válidas aunque tenga mis preferencias.
        Lo que nos es válido es que te ignoren en tu propio parto y tomen las decisiones por ti.
        Todos tenemos heridas, siento que la tuya duela.
        Un beso grande

      • Te deseo las mejores de la suertes. Aquí, por desgracia, no te dejan elegir. Estas en manos de matronas naturistas que defienden el sufrimiento.
        Con decirte que se ha formado un grupo de mujeres afectadas.
        Es muy triste que te nieguen el derecho a parir sin dolor.
        Yo no tuve epidural y me tuvieron que sacar a mi niño con ventosa.
        Aún con epidural sientes perfectamente las contracciones para poder empujar sin dolor. Y el hecho de no ponértela no implica, en absoluto, que el trabajo del parto vaya a salir bien.
        Lo bueno es disponer de todas las opciones, pero me encantaría que pudieras dar a luz sin epidural, que pudieras evitar pedirla. Creo que, por una parte, es muy positivo saber qué es parir como lo hicieron nuestras madres.
        A mí me ha ayudado a valorar muchísimo más a las mujeres en general, a mis antepasadas y a las que viven en países subdesarrollados sin acceso a los avances médicos.
        Yo no voy a tener más hijos. Las gracias se las tengo que dar a mi parto y en especial a la matrona que me atendió.
        No quiero arriesgarme a vivir algo tan traumático.

  5. Me gusta mucho tu entrada, aún no he tenido tiempo de verlo, y pero lo haré y lo desmenuzaré vía blog. No quiero que lo que aparece en ese programa se vea como algo normal, como la forma civilizada de nacer (como me dijeron en una ocasión refiriéndose al parto medicalizado). El problema es que excepto en un sector de las madres ésto no se ve como un problema en la población general. Se piensa que así son las cosas. El esfuerzo debe ir encaminado a que no se vea como una buena praxis, que no nos resignemos a recibir puntos después de un parto, que se vivan los partos como una desee no como le venga ese día. Hay mucho trabajo por hacer y bloguear es uno de ellos. Muchas gracias por esta entrada, como siempre estupenda 🙂

    • Desde luego vaya perlas, ¿la civilización es medicalización? ¡Socorro!
      Todos los esfuerzos son pocos, claro que sí esperamos tu Post, tu opinión, tu parecer sobre el tema.
      Seguiremos “bloguerreando” como dice Desmadreando. (Vaya rima)
      Un abrazo totalmente en consonancia.

  6. Vi sólo algunas partes del programa, no quise ver mas sabiendo de lo que iban, aunque he de decir que no me ha sorprendido nada el show que han montado.
    Me da miedo que la gran mayoría de la gente que ve esto lo vea como una realidad correcta y inamovible, cuando no está más lejos de la realidad.
    No debemos permitir que se siga ejerciendo esa violencia obstétrica tan interiorizada por la sociedad.
    Un abrazo

    • Esta perspectiva de las cosas, como bien dices, es esperable, pero viniendo de La Sexta, Gemma Nierga… albergaba algo de esperanza. Esta visto que no hay nada que hacer con la TV es puro negocio, pero a la vez es muy peligrosa, la imagen que transmiten llega a miles de personas y deberían ser más críticos e informarse mucho, muchísimo más.
      Un abrazo cariño, siempre me gustan tus aportaciones.

  7. Te aseguro que a mi también me pusieron oxitocina. Y antes las contracciones eran seguidas también. Ya fue en plan salvaje como un animal, me plantaron la oxitocina porque no era capaz de expulsar aún a pesar de las contracciones seguidas. Ahora eso no es nada comparable con el dolor cuando sale la cabeza del bebé.
    De verdad, os pido por favor, que no habléis tan alegremente del parto con dolor como una opción “deseable”. Es simplemente tratar a una persona como un animal pudiéndole aliviar el sufrimiento.
    A mí que me hable de parto con dolor quien haya parido con dolor.
    No conozco a nadie que lo haya hecho y quiera repetir. Estamos locas! por dios

    • Yo he tenido parto natural sin epidural, aquí tienes mi relato de parto si te interesa: http://www.creciendoconemma.blogspot.com.es/2012/03/mi-parto.html?m=1 y sentí dolor desde luego, pero pude soportarlo, mi cuerpo me daba respiro, calmé bastante el dolor con el agua de la bañera durante la dilatación, soltando voz y con rotaciones en la pelota de pilates. Sí estuve a punto de pedir la epidural porque lo que peor pasé del parto fueron las ganas de empujar, me costaba horrores no hacerlo! Y llegué a plantearme pedirla para que las ganas de empujar cesaran, pero en seguida llegué al expulsivo. Eso sí, pude soportar bien el dolor porque no me pusieron ni via, me dejaron libertad de movimientos, me respetaroneen todo momento, estaba arropada e informada por mi matrón y todo el tiempo acompañada de mi chico. Así sí se puede tener un parto natural sin necesidad de epidural. Y de todos modos yo podía pedirla cuándo quisiera, no es que me cerrara en banda a ella, simplemente prefería evitarla por las consecuencias negativas que tenía para mi, para mi parto y para mi hija. Mi parto fue una experiencia muy intensa, tengo buen recuerdo de él aunque hubo mnmentos de tensión y creo que cualqpier mujer se merece quo le den la oportunidad de vivir la experienncia

      • Se me cortó: de vivir la experiencia del parto respetando sus necesidades, sus miedos, su espacio, intimidad y las particularidades de su parto en sí mismo. y la epidural es sólo una pequeña (aunque importante te lo aseguro) parte de ésto. puedes tener un parto respetado con epidural, pero está bien darse la oportunidad de, en una situación favorable, ver si realmente la nececitamos o no. Además ya hay epidurales que no son tan fuertes (walking epidural) que alivian sin insensibilizar. Cuando estás informada de tus opciones y te las respetan se puede disfrutar de tu parto y del puerperio de otra forma.

      • Eres una afortundada, Silvia. A mí me dejaron libertad de movimientos. Sin embargo, tenía mucho dolor pero nunca ganas de empujar.
        Me negaron la epidural. Me dejaron libertad de movimientos. En la cama, de pie. Sólo me sentí realmente cómoda para empujar en el potro porque pude apoyar las piernas. Y ahí era cuando ya pude empujar, pero estaba tan exhausta después de horas y horas deambulando y encontrando la postura cómoda que, al final, tuvieron que emplear ventosa.
        Mi cuerpo ya no me dio ningún respiro, el dolor fue criminal. Me sentí fatal, poco ayudada. Una desgraciada sumida en el dolor e incapaz de dar a luz.
        Me dijeron que no sabía empujar. Nadie hizo caso a mis suplicas. Fue horrible. Cuando nació mi hijo, lo único que quería fue olvidar el momento tan horrible que pasé.
        Como yo, hay más chicas, que sufrieron lo mismo en el Hospital. Les negaron la epidural en base a los criterios de matronas y no de los anestesistas.
        Yo sé de medicina, me han puesto epidural y sé que no es dañina. Todo lo contrario porque hace que el trabajo del parto sea menos traumático.
        Tampoco tiene contraindicaciones para el bebé. Es un falso mito.
        La negación de la epidural a aquellas que la quieren para mí es un tipo de violencia de género de un sector que, en base a sus filosofías machistas y patriarcales que promulgan el dolor de la mujer y el sufrimiento.
        Ahora quien quiera parir así, que lo haga. Cada una es muy libre de hacer de su capa un sayo y de creer en que para ser una verdadera madre es necesario sufrir.

    • Es que tu parto no fue respetado, no fue una buena praxis, quien piense que un parto natural es simplemente un parto sin epidural está muy equivocado, y el apoyo y la información por parte del equipo médico es fundamental. Siento que sufrieras esa experiencia, hay que seguir luchando por la evolución en el abordaje del parto en este país, pero desde luego de una forma adecuada, no a capón como parece que lo han implantado en el hospital donde diste a luz. Por otro lado la epidural sí puede tener consecuencias negativas, tengo entendido que de hecho te hacen firmar un consentimiento informado dónde te lo explican. En mi grupo de madres hay algunas que sufrieron jaquecas horribles, y varias con dolor en la zona del pinchazo o incluso más extenso hasta meses después. y los peques nacen más adormilados y cuesta más el inicio de la lactancia. De todos modos pienso que es una opción más de calmar el dolor (hay más formas de analgesia) y tienes derecho a que esté disponible.

      • Consecuencias puede tener, por supuesto. Pero como cualquier operación. Incluso el parto en sí mismo es un riesgo.
        Siempre que te anestesian tienes que firmar un consentimiento.
        A mí me operaron con epidural similar a la del parto y no tuve ningún efecto adverso.
        Lo mismo que mi hermana o amigas que dieron a luz con epidural y los partos fueron fantásticos.
        Yo creo que las opiniones tienen mucho que ver con las experiencias propias y la de tus allegadas. En este caso, yo no conozco consecuencias negativas de la epidural y conozco a muchas mujeres a las que se les negó el acceso a la misma y sufrieron partos terroríficos.
        Por desgracia no he conocido ningún caso (ni siquiera madre, suegra o abuelas) que recuerden el parto sin epidural con felicidad. Todas lo recuerdan amargamente y con sufrimiento.
        Afortunadamente lo que viene después es tan feliz que quizás haga que lo anterior sea menos malo.
        Yo nunca me sentí tan exultante y feliz como recién parida.

      • Yo si lo recuerdo como un momento feliz, no los mundos de yupi desde luego, pero muy feliz y muy intenso. Pero detrás había una preparación, las condiciones fueron favorables, yeademás no hubo complicaciones. Creo que es importante adaptar el parto a las necesidades de la madre y del bebé. Por eso tan malo es obligar a una mujer a parir sin epidural cuándo la necesita como lo contrario. Y sobre todo lo fundamental es el respeto. Para mi, mi parto natural no fue por un capricho o una moda no fue una chorrada. sino el convencimiento de que era la mejor y más segura forma de traer a mi hija al mundo. Y no soy ni mejor madre, ni mejor mujer por ello, ni me siento una mártir, ni siquira una valiente, pero me siento muy bien con la decisión que tomé. Poreeste motivo lo importante en todo ésto es tener la información sobre las diferentes opciones que se pueden presentar durante un parto y poder elegirlas.

  8. ¿Qué hay de bonito en parir con dolor, con sufrimiento? ¿ Por qué se nos quiere vender como algo bonito, natural? Lo dicho. A la próxima que hable así, por favor que vaya al dentista y que le saquen la muela sin anestesia. Como antigüemente ¡Viva la ciencia!

    • Hola. Te cuento, ahora que estoy leyendo tantas historias de partos, guías de práctica clínica y demás. La mayoría de las defensoras del parto sin epidural son precisamente las que han parido sin epidural. En general, se trata de mujeres que tuvieron un primer parto intervenido y un poco traumático y por eso decidieron informarse y prepararse para el segundo de otro modo. Casi siempre se quedan con el segundo, que lo recuerdan bonito y salvaje (supongo que se parece a la sensación del que acaba una maratón, hecho pedazos pero feliz).

      También creo que no es lo mismo llevar el trabajo de parto con intimidad, confianza y mucho apoyo emocional, que tumbada y nerviosa en un hospital.. Realmente, el mayor problema de la epidural es que te tienes que quedar tumbada y monitorizada, y esa postura es poco favorable para la rotación y descenso del niño, por lo que tienes un poco de más probabilidades de tener un expulsivo más difícil y de necesitar instrumentación+episiotomía. Pero bueno, también conozco a amigas que se han puesto la epidural y han vivido su parto relajadas y felices, y han tenido expulsivos fáciles, sin instrumentación. Lo importante es la libertad de elegir. Nadie quiere imponer nada, sólo se reclama una atención más paciente, más expectante, dejando las intervenciones para cuando son estrictamente necesarias o la madre las solicita.

      • Pues yo formo parte de un grupo de afectadas por la negación de la epidural y la mayoría de nosotras hemos renunciado a volver a ser madres. Aquí luchamos para defender el derecho a parir sin dolor.
        Creo que depende mucho de donde des a luz.
        Todo lo que se te diga del dolor es poco. Y, si pares sin epidural, tendrás la oportunidad de comprobarlo.
        De todas las maneras, por increible que pueda parece, se puede soportar.
        Pero por lo menos que te dejen gritar, que ya es lo último lo que vi ayer en el programa de La Sexta cuando a una mujer le dijeron que no gritara.
        ¡Qué asco me dio!

    • Todas las mujeres tienen la capacidad y el poder para parir dignamente sin intervenciones médicas. También sin epidural. Es lógico ¿no? Llevábamos haciéndolo toda la vida. La visión negativa del parto como algo terrible y dolorosísimo es cultural y el dolor del parto depende mucho de la actitud mental hacia el mismo. Administrar la epidural en un parto no es algo gratuito que no tenga consecuencias. Las tiene. Otra cosa es que las pongamos en la balanza y no nos importe que nos tajen el culo, que nos hagan una ventosa o que nos de fiebre en el parto con tal de que no nos duela. El dolor del parto es perfectamente manejable con medidas naturales. Y he dicho que como se viva depende mucho de nuestra actitud hacia él. Hay relatos de partos naturales en internet preciosos escritos por las propias protagonistas. Las que defiende el parto natural no son masoquistas ni glorifican el dolor, al contrario, quieren enfrentarse a él con preparación y con apoyo y la mayoría salen victoriosas.
      Es cierto que el parto de una mujer que está convencida de querer la epidural y no se la ponene por ser demasiado tarde es más doloroso por la negación de esa mujer que no estaba preparada mentalmente para eso. Si les dio tiempo a ponerte oxitocina tal vez si les hubiese dado tiempo a ponerte la epidural, pero si te la negaron fue porque pensaron que iría demasiado rápido para que te hiciese efecto, hubieses parido con dolor de todas maneras. Además, muchas de las mujeres que se ponen epidural experimentan dolor en el expulsivo. para no abolir la sensacion de pujo.

      • Hola Noelia!! Bienvenida!!
        Muchas gracias por tu opinión, no podría estar mas de acuerdo. Siento como el concepto nuevo-construido que tenemos sobre el parto nos predispone con mucho miedo, llevándonos a la evitación. Supongo que el cambio vendría de una lenta pero eficaz información y reencuentro con nuestro propio cuerpo e instintos. En esta sociedad es difícil, pero no seamos derrotistas, los cambios se operan con constancia.
        Gracias, un abrazo.

  9. Mamá Corchea, qué maravilla de entrada, como siempre 🙂 Son temas muy delicados, toda mujer es muy vulnerable en esos momentos, extrañamente en los momentos que más fuerza tenemos, para mí es algo animal y único, que no debería atenderse como un mero trámite, transcurra como transcurra.
    Gracias por este resumen, por tus impresiones y por el debate que se ha generado, son cosas que difícilmente nos dejan impasibles y todas tenemos una historia que contar, algo o no por sanar.
    Un gran abrazo!

    • Hola linda! Mis matronas fueron muy respetuosas conmigo, pero siempre había escuchado historias de partos donde se infantilizaba a la mujer y cuando vi el programa algo se removió en mi, mucha rabia y no podía dejarlo pasar.
      Muchas gracias por tu buena vibración.

  10. Estoy deseando dar mi opinión (o más bien, contar mi experiencia) sobre este delicado tema, pero tardaré aún unos días, porque primero quiero leer bien todos los comentarios y ver el programa al que hacéis referencia. Mi bebé de dos meses me necesita la mayor parte del tiempo, así que intentaré ponerme al día de rato en rato. Sólo quiero adelantar que mi parto para nada fue traumático, lo cual no quiere decir que fuese fácil. Lo realmente difícil vino después… Mamá Corchea, quizá me anime y, además de contaros mi historia, escriba un post sobre el postparto.

    Besos y felicidades por el blog, me encanta leer cosas que me hagan pensar.

    Soy tu amiga de facebook Ester Sin H. Por cierto, mi pequeño Daniel está lindo, lindo, lindo…

    • Cuánto me alegra verte por aquí! Bienvenida y gracias!
      El parto es un tema que despierta pasiones, me alegro muchísimo de que tengas un buen recuerdo del tuyo, como experiencia es atávica, viene de lo mas hondo de nuestra especie, pero se desarrolla en una sociedad concreta, con unas prácticas determinadas y con costumbres potencialmente dañinas para el desarrollo de la maternidad en general dentro del marco de lo natural. Pienso que la crianza consciente se presenta como algo ineludible. Nos encantará leerte y compartir contigo tu experiencia.
      Si inauguras un blog, ahí estaré, como un clavo.
      Muchos besos Istar

  11. Pingback: Violencia obstétrica en televisión, grabada y emitida por Baby Boom « El Parto Es Nuestro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s