Nana de “La Dolorosa” y madres solteras

Estándar

Quería traeros hoy dos fragmentos de la zarzuela de “La Dolorosa” (1930), compuesta por el maestro José Serrano (1873-1941), compositor valenciano que estudió con Bretón y Chapí y llegó a escribir un centenar de zarzuelas, de entre las que destaca ésta que nos ocupa.

Nos relata la historia de Dolores, madre soltera y abandonada. En el Acto I, aparece Rafael, acaba de ingresar en un monasterio y le vemos pintando una expresiva virgen dolorosa. En las inmediaciones, aparece tendida presa de un desmayo, una hermosa y apesadumbrada mujer  acompañada de un recién nacido. Aquellos que la encuentran, asombrados descubren que es el mismo rostro doliente que asoma su mirada desde los lienzos del joven fraile. Dolores es auspiciada en el convento y canta con dulzura y arrullo al hijo entre sus brazos.

José SERRANO. “Nana”La Dolorosa. Teresa Berganza (Soprano), Orquesta Sinfónica de Barcelona, Luis García Navarro (Dir.).

Letra: (Juan José Lorente)

Duerme, mi tesoro
que ya estoy contigo,
y ya no te faltan
besos ni calor.
Duerme en mi regazo,
rayito de luna,
duerme en esta cuna 
que te da mi amor.
Tu madre te vela,
estrellita mía,
que eres mi alegría
y eres mi dolor.
Ea, ea.

Al comienzo del Acto II Rafael y Dolores tienen un emotivo encuentro. Ella desmadeja sus andares desde que se separaron. El hombre con el que se fugó la abandonó para casarse con otra, dejándola sola con un hijo hermoso como el sol.

José SERRANO. “Dúo de Dolores y Rafael”, La Dolorosa. Teresa Berganza (Soprano), Plácido Domingo (Tenor), Orquesta Sinfónica de Barcelona, Luis García Navarro (Dir.).

Letra: (Juan José Lorente)

Dolores: Déjame besar tu mano generosa,
                  que a tus pies llore mi dolor.
Rafael:    Levanta del suelo, pobre Dolorosa,
                  y ten valor.
                  ¡Cuántas horas de pena
                  tendrás en tu largo camino!
Dolores: Lo quiere el destino,
                  y sufriré.
Rafael:   La impiedad de la gente,
                 la vida te hará en mil pedazos.
Dolores: Con mi hijo en los brazos
                  moriré.
Rafael: (Consigo mismo)
                 Ten piedad, Señor,
                 para la infeliz.
                 Con mi amor en otro tiempo
                pudo ser feliz.
                 Pero ¿a qué soñar,
                si aquel amor no puede ser?
                Alma mía, tu ilusión no ha de volver.
Dolores: ¡Pobre Rafael!
                  Sufres aún por mi,
                  sin pensar que mis locuras
                  le han traído aquí.
Los dos: Calla, corazón,
                  ya que feliz no puedes ser.
                  Alma mía, tu ilusión no ha de volver.
Rafael:    Dolores, no sufras.
Dolores: Tu pena me llena de pesar.
Rafael:    Mi dolor no te importe.
                  Pensemos tan solo en tu suerte.
Dolores: Soy madre y soy fuerte,
                  y sé luchar.
Rafael:   ¿Por qué no vas al hombre
                  que ayer te quiso
                 con tu aflicción?
                  Y, si es preciso,
                  pides perdón.
Dolores: ¡Jamás! ¡Jamás!
                  Maldito
                  el cobarde que manchó mi frente
                  y niega y miente
                  si le recuerdan su delito!
                 ¡Maldito sea! ¡Maldito sea!
                 Antes mendigar sin honra y nombre
                 que unirme a un hombre
                  de tal ralea.
                 Maldito
                  el canalla que, cruel y avaro,
                le niega amparo,
                 cariño y pan a ese angelito!
                             (Llora)
Rafael: ¡Pobre Dolores!
               ¡Pobre mujer!
               No sé qué hacer,
               por que no llores.
Dolores: Ya no tengo la esperanza
                  de volverte a ver.
Los dos: Basta de soñar.
                 Aquel amor no puede ser.
Dolores: Adiós, Rafael.
                           (Se aleja)
Rafael:   Adiós.
                 Alma mía, nuca más has de volver.
 

Pero no nos quedaremos con el corazón encogido. Rafael abandona el monasterio, con el beneplácito de sus superiores y el final queda abierto. Hay quién atribuye tanta emoción y dramatismo en una zarzuela, al hecho de que el maestro Serrano tuviera que afrontar la muerte de su hijo Lohengrin durante los trabajos de composición de la partitura.

Este fin de semana tocamos cuatro veces esta zarzuela y durante los ensayos, cuando he escuchado la nana me he emocionado muchísimo pensando que podría compartirla en este espacio. Pero lo más interesante ha sido este nuevo “icono de mujer”, la madre soltera, en este caso la madre abandonada, la Madama Butterfly española. Pero la nuestra es más guerrera, no espera al filo del mar, se agarra a su hijo, maldice y supera. Es orgullosa, aunque se nos muestre al principio vulnerable y desmayada. Su destino está escrito en su nombre, Dolores, su adorador, Rafael, la pinta cual virgen preciosa, pero dolorosa. Sin embargo su fuerza evita el final de la heroína romántica, no hay muerte, solo vida y alternativas.

Claro está que a nadie nos gusta que nos abandonen, todos sufrimos cuando nos excluyen de la ecuación. Pero como bien sabe Dolores, no todas las compañías son convenientes a cualquier precio. Debemos romper moldes y dar cabida a los nuevos modelos de familia, como lo son las monoparentales. Entiendo que las personas que cohabitan deben desenvolverse con armonía, deben comprenderse, compartir y amar el mismo modelo de construcción vital y si una de ellas no es feliz flaco favor nos hace permaneciendo a nuestro lado, por darnos nombre o pan, como reza la letra. Todos necesitamos sentirnos amados, pero esa categoría de relación, el amor, exige mucho de nosotros y no debemos conformarnos con cualquier cosa. Otro asunto distinto es que para la crianza de un niño es muy necesaria la tribu, soportes y apoyos cercanos que nos alienten, releven y enriquezcan con la variedad,  y que una persona sola encuentra dificultades para afrontar una situación con estas características de entrega, la crianza. Pero el soporte no tiene que ser necesariamente una pareja.

Por otro lado encontramos a la madre soltera y libre que no suspira por nadie, que no se siente abandonada y que ha buscado voluntariamente una maternidad exclusiva. Existen tantos modelos de familia como personas moran por la tierra. Es curioso observar y detectar los modelos antiguos de “soltera” por ejemplo, para trascenderlos, comprenderlos en su contexto, de 1930 es “La Dolorosa”, y construir algo diferente, sin etiquetas, sin compasión, sin ostracismo.

 
 
About these ads

»

  1. Creo que las madres y los padres deben ser unos luchadores, eso es lo primero que necesitamos para criar. En ocasiones las cosas se plantean más complicadas de lo previsto y nos vemos criando a un hijo solos, pero sólo hay una opción viable y es tirar para adelante. No debe de ser sencillo, para mi mi pareja es fundamental, pero como dices si te falta siempre se puede buscar una tribu, de hecho, aunque tenga pareja mi tribu de madres es fundamental para mi, mi crianza está soportada por ellas, son como mi red, mi soporte a veces. :) por cierto, la nana preciosa! Y la entrada genial como siempre

    • Muchas gracias por compartir esta nana preciosa. La crianza sin apoyo es bastante dura y, a veces, incluso teniendo apoyo…si hay discrepancias con vuestro modelo de crianza.
      Una entrada genial!

      • Si, cualquier pretexto es bueno, una nana por ejemplo, para hablar de este tema que nos apasiona, la crianza, sus luces y sus sombras.
        Muchísimas gracias bonita por pasarte por aquí.

    • Gracias Silvia! La verdad es que todavía me sorprendo de cómo aparecen las fuerzas cuando eres madre, cómo la energía te inunda para afrontar las situaciones críticas o agotadoras con otra entereza.
      Un besazo guapa!

  2. Si te soy sincera la zarzuela no es que me apasione demasiado, pero me parece tan interesante de que trata…
    Sin duda la tribu es muy necesaria, el apoyo, para mantenerte a flote. Pero también es verdad que por los hijos todo se puede, y una madre o un padre solos se convierten en padres luchadores y salen adelante.

    Un abrazo

    • En el arte como en la vida encontramos el espejo del comportamiento humano. Para mí es muy interesante como se retrata en la música, en el cine, en la literatura, el papel de la mujer o el lugar del niño. Cuántas personas encontraban en este tipo de eventos situaciones en las que mirarse o modelos que seguir.
      Un beso guapa!

  3. ¡Que interesante! Como siempre me dejas sin palabras. Me hiciste acordarme mucho de mi madre que le encanta la Zarzuela y también me hiciste reflexionar los diversos modelos que existen y como en cada uno de ellos somos una muestra de valor e incluso de dolor. Un beso

  4. Me encanta la zarzuela, muchas gracias por hacernos escuchar esta nana preciosa y el duo, es una maravilla participar en estas obras! En cuanto al tema de fondo, me imagino que debe ser durísimo el quedarse solo a la hora de criar un hijo o varios hijos, tener una tribu es fundamental y puede ayudar pero ciertas cosas son uy difíciles de llevar en solitario, por desgracia hay gente que se ve así en un momento dado y saben salir adelante, no queda otra aunque también los hay que se hunden. Y no solo es duro para la madre o padre sino también para el hijo… Quizás por eso no llego a entender la postura de aquel que elige ser padre o madre en solitario, tema que también planteas.
    Me gusta mucho tu blog, un abrazo!

    • Hola María! Yo no me he visto en esa tesitura, pero imagino que las personas que no tengan pareja tendrán problemas para enfrentarse a la idea de renunciar a tener hijos. Pienso que si se tienen ganas, ilusión, empuje y apoyo de otras personas, es una lástima que se deseche la idea, también podrían aportar cosas maravillosas a una nueva vida.
      Muchas gracias por tu comentario. Un beso muy grande!!

  5. Qué linda nana, muchas gracias! Me encantan tus entradas, siempre tan bien acompasadas. No conocía la historia de “La Dolorosa” y merece la pena, sin duda, tiene su poesía. Es un tema delicado, las familias monoparentales, requieren condiciones especial, mayor atención, unas medidas sociales aceptadas, en fin, es una lucha más contra lo común y establecido. Sin respaldo, debe ser bastante duro para ambos.
    Un beso gigante!

    • Hola bonita!
      Si, desde luego es otro ámbito en el que hay mucho terreno que recorrer, como dices, no solo en el plano social y de aceptación, si no también en el plano legal y gubernamental.
      La pluralidad es un objetivo muy deseable, ahora estoy algo pesimista, pero me gustaría pensar que nuestra sociedad avanza hacia la tolerancia.
      Besos y besos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s