De cómo conciliamos en nuestra esquinita

Estándar

Con motivo del primer aniversario de CRYA (Conciliación Real Ya), me he animado a escribir nuestra historia de conciliación y participar en el “Carnaval de blogs”.

Somos una tríada indisoluble, justo es decir que el número fluctúa pero el hecho mas destacable es que Marco siempre está con alguno de sus padres. Hemos tomado esta decisión por varios motivos: uno de ellos es la posibilidad de hacerlo, gracias a una reducción de jornada de “él”, que se puede conjugar con la particular idiosincrasia de mi trabajo, de este modo tenemos un bonito y colorido horario mensual en el frigorífico, que no deja recovecos. Tiene costes, claro que los tiene, económicos y de dedicación personal, pero por supuesto nos compensa, porque nuestra pequeña familia es nuestro gran proyecto.

Pensamos que lo mejor para un niño pequeño no solo es que pase el mayor tiempo posible con sus padres, si no que pase todo el tiempo con una persona que le puede dedicar atención, mucha atención, desde el cariño y desde el convencimiento. No voy a enumerar ahora las razones por las que la guardería no me parece la mejor opción, que son muchas, simplemente hablaré de mi hijo, estoy convencida de que cada niño tiene un ritmo de desarrollo y de aprendizaje totalmente distinto al de los demás, y no creo que Marco esté preparado para separarse de nosotros, no pienso que sea el momento para imponerle un ritmo de siestas, puedo ver como se desenvuelven los niños de dos años en sociedad y creo que con los juegos de parque es suficiente, no está listo para madrugar y exponerse al frío granadino, no pienso que sea el momento para dejar de prestarle la atención personalizada que merece, aprende a hablar lentamente, básicamente cuando ha llegado su momento y que un adulto que pronuncie bien su lengua materna, le mire a los ojos, invente juegos y cuentos para incentivarle, me parece el camino mas corto para la adquisición del lenguaje; y si, lo típico, los virus a granel no son bien recibidos de momento.

Otro factor importante es que la conciliación no tiene un coste de género, puede que yo pase más tiempo en casa, pero conservo mi trabajo porque mi pareja ha decidido participar con plenitud en la educación de nuestro hijo, es cosa de dos, los referentes de Marco son sus padres, los dos, papá y mamá, con cada uno realiza unas actividades diferentes, claro está, cada uno tenemos una personalidad diferente, puede que yo decida pasar mas tiempo en casa dado mi estado actual, prefiero el momento del cuento, de las ceras, de la caricia y de la teta; con papá la actividad es mas trepidante, a natación, al parque, a la compra, en bici… Somos un equipo, diverso y a la vez unificado.

Tampoco quiero contar un cuento de hadas, fuimos felices, pero no nos gustan las perdices. Cuando te imbuyes en el mundo infantil durante mucho tiempo, de repente necesitas tomar aire, tener conversaciones adultas, pero criar a un niño no significa ser un superhéroe, siempre paciente, feliz y sonriente. También significa abrir la brecha de tus propios miedos, de tus límites, la sombra de tu egoísmo, en definitiva dejar espacio para el niño que también somos nosotros. Es entonces cuando tienes que recalcular porque tu oportunidad ya ha pasado, si te enfadas no vendrá mamá a acariciarte el cabello, debes reconocer tus emociones, canalizarlas, empatizar con el niño que te mira y reclama y acariciarle a él el cabello, porque si es su momento, confía en ti y te necesita.  Por eso es tan importante conciliar, porque el tiempo pasa y solo se es niño una vez en la vida y el soporte que necesitas para entender el mundo y para comprenderte a ti mismo deviene de papá y mamá, de ese abrazo seguro e infinito que solo ellos saben darte.

 

<!– start InLinkz script –>
<a href=”http://www.inlinkz.com/wpview.php?id=195726″><img style=”border:0px”

document.write(‘<script

Anuncios

»

  1. Qué bonita entrada. Lo comparto contigo.

    Me alegra mucho saber que también vosotros habéis encontrado la manera de encajar horarios para poder estar siempre alguno de los dos con el peque y que eso es lo que necesitáis y lo que os funciona.

    A veces se hace difícil estar todo el día con los pequeños y más si tienes que organizarte para, como es mi caso, trabajar desde casa, pero todo tiene su recompensa, y es que veo a mi hija feliz porque siempre está acompañada.

    Un abrazo

    • Eso creo yo, es cuestión de conceptos y cuando tienes en la cabeza como quieres funcionar haces todo lo posible para lograrlo, nosotros conocemos a nuestros hijos y sabemos qué es lo mejor para ellos y eso lo compensa todo, sabes que estas respetando sus ritmos y los ves felices.
      Ojalá todos pudiéramos encontrar una solución de conciliación que nos hiciera felices.
      Otro abrazo para ti.

  2. Muy grandes tus palabras: Cuando te imbuyes en el mundo infantil durante mucho tiempo, de repente necesitas tomar aire, tener conversaciones adultas, pero criar a un niño no significa ser un superhéroe, siempre paciente, feliz y sonriente. También significa abrir la brecha de tus propios miedos, de tus límites, la sombra de tu egoísmo, en definitiva dejar espacio para el niño que también somos nosotros.

    Aplauso.

    • Es una gran oportunidad para aprender a ser mejores, pero eso no es gratis viene acompañado de mucha dificultad. Estoy convencida de que los paréntesis también son importantes, puedes tomar perspectiva. Ahora valoro tanto el esfuerzo que hicieron nuestros padres…
      Me alegra ver que sigues por aquí, un beso muy grande.

      • Por supuesto que sigo querida 😛 y estoy contigo…es hasta que eres padre que valoras toda la entrega y sacrificio que han hecho por ti. Un besote guapa

  3. Me ha encantado. Me siento totalmente identificada con lo que hacéis y es verdad que a veces es un poco estresante…pero yo no concibo otra forma de crianza. Me niego a trabajar para que otro cuide de mis hijos! 🙂

    • Me alegra que te identifiques, además no es una cuestión eterna, la dependencia física y emocional del bebé y el niño pequeño es transitoria y esta en nuestra mano acompañarle. Y si no está en nuestra mano debemos, aunque sean tiempos difíciles, luchar y no callar.
      Un abrazo!

  4. Hermosa entrada, el lograr esa organización que os permite dedicaros a vuestro peque de manera tan intensa es el mejor regalo que se les puede hacer, a ellos y también a la familia como tal, estoy convencida de que compensa totalmente.
    Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s