“Toc, toc. Mastitis”

Estándar

Asimetría“Toc, toc. Mastitis” Y así, sin mas, se presenta en nuestros senos esta desagradable invitada, una de las complicaciones de la lactancia materna.

Después de dos años y seis meses de lactancia en la que Marco y yo hemos atravesado incluso un embarazo, solo vivimos un episodio que pudo ser una mastitis pero que afortunadamente solo duró un fin de semana con fiebre muy leve, sin embargo si recuerdo una tremenda tristeza, pesadumbre, debilidad y decaimiento.

Desde siempre, con el reflejo de eyección (compresión de la leche que ya está lista, esperando en el lumen alveolar, que no se produce más rápido si no que fluye más rápido), o como se conoce popularmente, “subida de la leche” sentía molestias, o más bien, podía percibirla claramente, (al principio de las tomas y cuando empecé a trabajar y pasábamos horas separados). Sin embargo, no se decir claramente desde cuando, con esta nueva lactancia el reflejo de eyección era muy fuerte, cada vez más doloroso y punzante, como una oleada que fluía quemando hasta el pezón, duraba apenas unos segundos así que fui aguantando hasta que era insoportable. Pensé que sería por el tándem, ya que la cantidad de leche que generaba mi cuerpo era muy grande, y lo consulté en Twitter. Encontré una respuesta que a estas alturas ya debería tener clara, la lactancia materna no duele, en caso de ser así había algún problema. Aconsejada por @Pilar_Mtnez  solicité a mi matrona en el centro de salud un cultivo de mi leche para descartar o diagnosticar una mastitis. Nunca había escuchado que se hicieran cultivos de leche, ni sabía dónde se podían solicitar, no todos los centros de salud tienen matrona, pero entiendo que al menos un enfermero en funciones.

El procedimiento que seguimos fue realizar el cultivo y a la espera de resultados iniciar un tratamiento con probióticos. La mastitis es una inflamación de la mama que puede ser causada por obstrucción, infección o alergia. En este caso hablamos de infección. INFECCIÓN, menudo término, lleno de grandilocuencia, negatividad y dolor. Imaginas purulencia, hedor y rojo sangre. ¿Cómo puedo dar a mis hijos una leche infectada? El desconocimiento te puede confundir una vez mas. La leche materna como tejido vivo es portadora de un elevado número de bacterias mas de 700 tipos. Cuando la cantidad de cada tipo se desequilibra se produce la infección, una descompensación de la flora bacteriana que en muchas ocasiones mejora con probióticos, bacterias activas que colonizan el ecosistema devolviendo el orden. El probiótico recomendado es el lactobacillus reuteri. Si no es suficiente con esto habrá que recurrir al antibiótico, pero para mi esta es la última opción ya que ataca a “buenos y malos” en una guerra sin cuartel que puede terminar invitando a los hongos a la fiesta, al dejar el sistema vulnerable a su proliferación. Qué grandes dramas se desarrollan en nuestro propio cuerpo sin que seamos conscientes, es fascinante, nuestra consciencia apenas acierta a sentir el abatimiento y la desgana que traen consigo.

La leche que se produce durante este trance no solo es apta para los bebés sino que es muy recomendable para el bienestar de la madre, ya que la acumulación de este oro blanco es lo que puede producir los desequilibrios bacterianos y no hay nada mejor para el vaciado de las mamas que la succión.

Es normal que al principio de la lactancia se produzcan desfases entre la leche que se produce y la que se consume, propiciando acumulaciones que derivan en mastitis y en el caso del tándem más ya que el cuerpo debe medir las demandas de dos bebés, que así mismo varían sus necesidades en función del día.

Francamente, creo que tuve suerte porque mi matrona es fantástica, cualquier médico de cabecera, ginecólogo o enfermero al “uso” te recomendaría abandonar la lactancia materna, la infección iría ligada al destete, por eso he querido escribir este post y contar mi experiencia, sería una pena sacrificar una lactancia por un tema tan común como este. Se puede amamantar con mastitis, superarla y despedir el dolor de nuestra agenda cotidiana.

Acerca de las BACTERIAS en la leche materna: “¿Por qué la leche materna tiene tantas bacterias?”

Sobre la mastitis: “Lactancia materna: mastitis por infección bacteriana” por Pilar Martinez asesora de lactancia y autora del blog Maternidad Continuum.

Nota: la imagen está asociada al texto en la medida de su asimetría.

Anuncios

»

  1. Nunca llegué a ello pero es bueno siempre tener referencias así que mira como madre te agradezco que nos cuentes tu experiencia.
    ¿Cómo te sientes ahora? ¿Sigues con lactancia en tandem? ¿Los celos?
    Espero que fenomenal.
    Un besote desmadroso

    • Hola bonita! Pues aún sigo con molestias, pero leves. Si, seguimos con tándem y la línea entre celos y “terribles dos” es difusa, hay días más complicados que otros y necesito mucha ayuda, suerte que la tengo casi siempre.
      Un besazo para ti también!

  2. Una entrada super útil Silvia. Gracias por compartir todo lo que has aprendido. Me alegro de que te hayas encontrado a alguien que te ayudase, ya que no siempre es fácil.
    Un abrazo y mucho ánimo

    • Muchas gracias bonita! Pero parece que nunca se deja de aprender, después me he enterado de que lo ideal es que te diseñen un probiótico concreto a la cantidad y tipo de bacterias que tienes, y claro volvemos a lo de siempre, estamos en pañales, hay muy pocos sitios donde te lo pueden hacer, ¿a quién le importa? en fin…
      Un beso inmenso cielo!

  3. Gracias por compartir tu experiencia! Yo no he tenido mastitis, si que ha habido obstrucciones pero le pongo solución rápido por el miedo a que vaya a más! Qué aventura la lactancia en tándem, enhorabuena!!

  4. No me toco pero se de bastantes madres que también han pasado por ello. Y creo que una de las principales razones por la que muchas madres no consiguen amamantar o lo abandonan, es la desinformación y los falsos mitos que predominan. Así que un post muy útil sin duda. ¿Que tal estas, has conseguido que pasara y va bien la lactancia? Espero que si, y si no mucho animo y que te recuperes pronto. Besos!

    • Entre todas haremos que una información de calidad sea mas visible. Estoy bastante mejor, no me interfiere en la lactancia, pero si que queda alguna molestia.
      Un besazo linda!

  5. Yo no he tenido problemas con la lactancia con ninguno de mis dos hijos. Pero me parece un muy buen post, para las mujeres que estén en esta situación y para futuras mamás. Enhorabuena!

  6. Hasta ahora los casos de mastitis que hemos conocido han supuesto el fin de la lactancia. No teníamos ni idea de que se podía continuar. ¡Quedamos muy bien informados por si nos toca pasar el proceso!

  7. Pues sí, estoy de acuerdo, tu matrona es genial. 😉
    Me alegro un montón de que mejoraras con los lactobacilos y no te hiciera falta recurrir al antibiótico. Yo he tenido 4 mastitis en total, así que el tema me interesaba y busqué mucha información. Por desgracia, hay poca. Pero poco a poco van haciéndose estudios y vamos aprendiendo. Ya sólo falta que los profesionales sanitarios relacionados con la lactancia se actualicen también.
    ¡Un abrazo!

    • Hola!! Pues te cuento, la verdad es que he mejorado pero no totalmente, incluso con el antibiótico. Parece ser que existe otra solución y es que te fabriquen un probiótico particular para tus bichitos concretamente. Tengo que perfilar el tema, pero en Granada lo está estudiando Puleva, y puede ser que el Hospital Virgen de las Nieves de soluciones al tema, ya te contaré.
      Un beso graaaande!

  8. Muy buena información: útil y positiva. Asociaba la mastitis a los comienzos de la lactancia.
    Llevo un año y hasta ahora no he tenido problemas. Espero librarme pero si no, está claro que contar con información es vital.
    Encantada de conocer este sitio gracias a Avencia de Bebes de pecho.
    Un abrazo

    • El hecho es que para mí es en cierta manera un inicio de lactancia, pero la otra vez que tuve este problema Marco tenía ya diez meses. Es algo que nos puede pasar en cualquier momento, la clave es que quede vacío el pecho y que no tengamos que recurrir demasiado a los antibióticos. Por ejemplo si el bebé enferma y pierde el apetito, el pecho no se vacía y puede comenzar un mastitis leve y generarse el problema.
      Bienvenida al blog!!

    • Verdaderamente hay muchos tipos de mastitis y no veo que las investigaciones sean muy precisas. Parece ser que a raíz del estudio de la mastitis en la vaca, mucho mas importante donde va a parar, no se puede comparar el dinero que mueve la industria lechera con la salud humana sin mas, pues eso, que los veterinarios están hallando soluciones que podríamos aplicar a la mujer, perfilándolo un poco. Bueno, si funciona, no importa de donde vengan las investigaciones.
      Un besazo Carol!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s