Pareja para un puerperio

Estándar

Este texto quisiera ser un alegato, pero a menudo me sucede que sé como empiezo pero no cómo acabo.

Es pronto para hacer un balance de mi segundo puerperio porque sencillamente tengo la sensación de no haber terminado el primero. Una especie de bruma lo envuelve todo.

Acompañar un puerperio es un acto de generosidad, empatía y buen hacer digno de la épica.

“Desde el espesor que me envuelve me miro en la claridad de tus ojos buscándome. Buscando un contorno, una definición, una boya para que no me arrastre la marea.

Acompañar es presencia, es mirada y escucha. Gracias por eso.

Juntos emprendimos una carrera de fondo, nuestra propia Ilíada con bosques y llanos y montes. Con cumbres, océanos, hielos y ríos.

A veces desfallezco y a veces desfalleces, pero esto no es como el ascenso al Mulhacén, no puedo sentarme en una roca y esperar a que vuelvas, tengo que subir contigo. Dame la mano.

Otras veces abres tu corazón y me muestras lo humano. Tus dudas, tu cansancio. Pero yo solo quiero ver lo divino, y no te brindo ese espacio que necesitas. Lo siento por eso. Te arengo sobre la necesidad de que nuestros hijos vivan también sus emociones negativas en un entorno seguro, en su hogar. Yo quedo eximida de toda responsabilidad porque yo soy la puérpera y debo vivirlo todo y aprender del proceso que me brinda la vida, encontrarme a mi misma y saborear la experiencia. ¿Y qué hay de ti? ¿Quién contiene al que contiene? ¿Acaso como hombre, yo, la mujer empoderada, te he asignado el rol mas antiguo del mundo? Hombre-pilar que ni siente ni padece, solo sonríe para nosotros. Perdóname por eso. Siento cada chantaje y siento haberte inculcado que si bien nosotros nos movemos con la marea, tú debes soportar sin moverte la fuerza del oleaje. Antes de que la erosión te hiera sube a nuestra pequeña barca, que juntos danzaremos la salida del sol.

Me pregunto si en mi cruzada contra la tradición patriarcal te he invitado a mi mundo, pero sin privilegios. Llora, canta, grita y ríe conmigo, con nosotros. Siente y déjate llevar.

Gracias por mirarnos y vernos.

Gracias por velar nuestro sueño, durmiendo a la pequeña para que yo acune al pequeño.

Gracias por recorrer parques, plazas y ríos; por correr y pedalear con Marco, por enseñarle el mundo.

Gracias por ayudarnos a estirar el vínculo que nos estrechaba y ofrecernos un cielo limpio en el que volar.

Gracias por mostrarme que la libido puede jugar con la prolactina. Y esperarme. Y viajar conmigo, a mi ritmo.

Gracias por combinar los alimentos con dulzura y creatividad.

Gracias por acercarme agua y chocolate cada noche. Por amar mi cuerpo de madre. Gracias.

Y gracias también por tu reducción de jornada, porque tras ponderar somos nosotros los que ganamos tu presencia.

Escuchas mi conversación aunque siempre hable de lo mismo, luces surcos de leche en tus camisas y las suelas de tus zapatos atesoran plastilina. No te puedo pedir más ni quiero, es así como me gusta”.

Anuncios

»

  1. Ayyyy, que me he emocionado! Qué bonito, nena… Sois una familia preciosa y me siento afortunada por teneros en mi vida. Os quiero!

  2. Gracias por acordate de esta forma de los que vivimos en ese mundo con algún privilegio (yo no diría que sea un mundo sin ellos) de esa forma tan sentida

    • Gracias papalobo por acercarte, sabes que me encanta verte por aquí. Al mundo al que me refiero es al micromundo del puerperio, no a la familia en sí. A esa feminidad descontrolada que va tomando forma. Nosotros pasamos tanto tiempo juntos que parecemos dos puérperas 😉 yo lloro por todo y él se queja de todo, o yo me quejo de todo y él lee el periódico, ya sabes… Lo bonito ya lo he escrito arriba.
      Un abrazo grande!

  3. No es sólo que empatice contigo preciosa, ni que me sienta tan identificada con todo lo que escribes, es que cada post tuyo que leo pienso, me gustaría haberlo escrito yo.
    Un abrazo fuerte!

  4. Que preciosa forma de expresarlo. Me siento identificada con muchas de tus palabras, aunque yo nunca hubiera sido capaz de decirlo de forma tan bonita y transmitiendo tanto. Me guardo tus palabras para recordarlas y transmitir lo que corresponde a quien corresponde, gracias por compartirlo con nosotros y hacernos reflexionar una vez mas. Un besazo

  5. muy bonito. la lectura me recuerda quse se acerca o ha sido hace poco vuestro aniversario no? felicidades por la pareja que estais contruyendo

    • Hola guapa! Cómo lo has sabido ver! Este es mi regalo de aniversario para Antonio, se publicó el día en que hicimos tres añitos del bodorrio.
      Gracias por tu presencia Susana

  6. Silvia, me siento identificada con muchas cosas de las que cuentas. El Tripadre es todo un padrazo… y leer este post me ha hecho sentir mal por no haberle dedicado hasta hora unas palabras como se merece. Qué afortunadas somos de tenerlos a nuestro lado… de ser tan diferentes a como fueron nuestros padres o abuelos… Precioso post. Enhorabuena

  7. Ay Silvia, qué bien escribes… llevo pensando en publicar una entrada en mi blog sobre mi puerperio y cómo ha hecho que la vida de pareja haya frenado en seco, con lo que supone la inercia correspondiente. Aunque yo sólo tengo una hija, me he sentido tan identificada… Un abrazo enorme!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s