Equilibrio

Estándar

Lactancia playera¿Cómo se siente una madre reciente en verano? O más bien, ¿cómo me siento yo, madre reciente, en verano?

Como una funambulista, que busca el equilibrio. Equilibrio entre las verdades profundas que me grita mi instinto y lo aprendido y vivido a lo largo de los años.

La brisa es fresca cuando cae la noche y sientes como algo se mueve. Las veladas musicales se suceden en Granada, el evento del año, el Festival de Música y Danza. Las corcheas se apresuran entre los insignes muros de la Alhambra. Las terrazas bullen entre conversaciones y cervezas, pero para mi un lunes de marzo no es distinto a un viernes de julio. Parece que se crea una elipsis y tu sigues flotando en tu propia burbuja balanceante. Yo he elegido y compensa, pero eso no me exime de tener sentimientos, deseos o añoranzas.

Después viene ese otro tema, la biología perfecta que se enfrenta al concepto de lo oportuno, la belleza oportuna, el cuerpo canónico en los tiempos que corren. El intelecto constata lo absurdo de la uniformidad, constata que todos tenemos un cuerpo adecuado, deseable y único. Llevas tiempo sin ver apenas publicidad, sin frecuentar tiendas de moda, pero el hábito hace al monje. Eres la típica mujer del s. XXI que no ha estado contenta con su contorno, con su tono de piel, con su altura, con su cabello, con sus pecas, con su ropa, con su, con su, con su… Y tu intelecto lo vuelve a constatar pero te imaginas en ropa de baño y te estremeces, quizás te avergüenzas.

Son muchos años preparando el momento que une la toalla con la orilla del mar y en este impás de debilidad, de sombra, te sientes blanda, blanca y redonda. La biología tiene maravillosos planes para ti,  has engendrado y alumbrado a un nuevo ser. Te ha cualificado para alimentarlo, protegerlo y amarlo con tu propia leche, se trata de un gran milagro ¿por qué pierdes el tiempo lamentando que no encajas en un contexto social que invisibiliza y menosprecia a las madres? Quizás porque siempre te lamentaste, al margen de una reciente maternidad, nunca encajaste en el molde que había en tu cabeza o en el que pusieron en tu cabeza, ahora eso ya no importa, el daño está hecho y la inseguridad camina de tu mano por cualquier sendero al que te expongas.

De nuevo mi intelecto constata que debe haber otros planes para mi. Que no puede ser tan malo estar a la sombra en la playa, porque así protejo a mi bebé del brillante sol. Que no puede ser tan mala la voluptuosidad, porque así proveo de alimento a mi bebé. Que no puede ser tan malo acompañar cada noche a mis hijos en el tránsito al sueño. No puede serlo.

La sombra está ahí, ¿por qué negarla? Aunque la luz se proclama vencedora, pero esa es otra historia. Amarnos como seres únicos que somos, amar nuestro cuerpo y nuestras circunstancias, no es algo que debamos hacer a propósito de nuestros hijos, si no a propósito de nuestra propia existencia.

Quiero traer a este espacio lecturas que me han conmovido e inspirado estos días.

La soledad de la crianza, de Madres Cabreadas, cuando el mundo gira y tú lo observas.

Un cuerpo bonito. Retratos de madres reales realizados por Jade Beall.

Modelos a seguir. El peso extra que va a parar a nuestras hijas. Estupenda reflexión de Kasey Edwards, que escribe una carta a su madre proponiendo una herencia del concepto corporal preconcebido.

Anuncios

»

  1. Entiendo como te sientes porque también he pasado por ahí, y todavía a veces ando aunque parezca mentira, en algunos aspectos.

    ¿Vuelve a suceder cuando se tiene un segundo hijo, es estar en ese mundo a parte?

    Somos mamás perfectas en nuestras imperfecciones. Tenemos unos cuerpos maravillosos de madres y somos las madres que nuestros hijos necesitan.

    Un fuerte abrazo

    • Cuando el entorno no camina a la par, la verdad es que si te quedas en la cuneta, y con dos mucho más, parece que te quisieran envejecer por yardas 😦
      Cuando el cambio corporal es tan reciente que incluso sigue modificándose, no te reconoces, pero desde luego somos nosotras y eso es mucho.

      Un fuerte abrazo para ti también

  2. Me siento muy identificada con lo que cuentas. Pero todo tiene su cara y su cruz. Yo también estoy blanca, redonda y blanda pero disfruto más que nunca en la playa, revolcándome en la arena, construyendo castillos y convirtiéndome en pirata, sirena o tiburón, según la ocasión. Hay muchas actividades nocturnas que echo de menos, pero a cambio, lo veo todo a través de los ojos de mis pequeños y me recreo en todas esas nuevas “primeras veces” y aprendo a disfrutar de las cosas más sencillas, simplemente porque ahora las hago con ellos.
    Esos sentimientos que describes son muy normales, pero cuando en el otro lado de la balanza, está la “luz” que nos aportan nuestros hijos, para mí, lo compensa todo y logro alcanzar ese equilibrio.

    Un placer leerte como siempre. Y por cierto, en la foto estás bellísima.
    Buen verano!!

    • Gracias Mousikh, desde luego sin esa luz que tan bien describes, nada tendría sentido, ya no entiendo mi vida sin ellos y sin la grandeza emocional y la alegría que me aportan, pero me he propuesto sacar todas las sombras fuera, las fugaces y las que se establecen por si a alguien le puede servir de guía reflejarse en mis palabras.
      Un inmenso abrazo linda!

    • Pero si ese es el mejor de los moldes! Cuando me quedé embarazada la primera vez, hice la cuenta de tal manera que para el verano la barriga estuviera en su punto álgido. El cuerpo más precioso y pleno es el de la mujer embarazada, siempre me lo ha parecido, en comunión con la naturaleza, el agua y la arena. Ya estás tardando 😉

  3. Ayer al leer tu entrada me quedé asombrada porque habías escrito y plasmado a la perfección mis propias ideas al respecto. Me hizo reflexionar sobre mí misma y mí propio cuerpo. Antes de la maternidad nunca me importó nada de esto, me daba igual mí aspecto… ¿Pero de verdad no me importaba o es porque estaba dentro de esos cánones que nos vende la sociedad? ¿Porque ahora sí me importaba? ¿Qué había cambiado mi cuerpo o mi autoestima? Creo que ambos. Mi cuerpo maduró fecundo y mi maternidad solitaria y guerrera mermó mi autoestima.
    Pero a pesar que se nos impongan cuerpos irreales de forma misógina nosotras tenemos el poder de valorar nuestra belleza real. Debemos empoderarnos y acabar con esta esclavitud impuesta por el bien de nuestras hijas. No deseo que Blanca aprenda de mí a avergonzarse de su propio cuerpo. Me niego.
    Un abrazo y muchísimas gracias por esta entrada

    • Tremendas palabras me dedicas. Muchas gracias Marián, me llena de alegría que estés en sintonía conmigo y que nos reforcemos mutuamente contra las imposiciones patriarcales.
      Muchísimos besos.

  4. Te mando un abrazo. He recorrido ese camino hace poco y lo recuerdo como si fuera ayer. Necesitamos aprender a estar en el presente y a amarnos y amarlo como se nos presenta. Entiendo la soledad, que aún me pasa 3 años después: no hay en quien apoyarse ni con quien compartir tanta cosa que a uno le pasa. No tenemos tribu ni red, y no tenerla se hace tan grande como un abismo. Un beso linda!!

    • No sabes con cuanta alegría recibo ese abrazo. Estar en el presente es algo tan sencillo y complicado a la vez, debo trabajar mucho más en eso, entre el tiempo y que estoy acobardada lo voy posponiendo.
      Bueno tenemos nuestra bonita tribu 2.0 que de alguna manera es un apoyo y anima mucho.
      Besos hermosa!

  5. Tu post refleja los miedos y lucha con nosotras mismas que muchas madres tenemos o hemos tenido, y ademas esta escrito de una manera preciosa. No puedo añadir nada a tus palabras, me parece que lo has expresado de forma sublime, pero aprovecho para mandarte un gran abrazo. Yo estoy deseando disfrutar de la sombra de la playa y ver a la peque disfrutar y explorar con la libertad que el mar y la arena proporcionan, sin mas preocupaciones que verle feliz y protegida del sol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s