Esperanzas e inquietudes. La escolarización.

Estándar

El cole“Dulce Septiembre”. De llantos, incomprensión, rabietas, pesadillas, despedidas.

Valiéndome del drama que en ocasiones me caracteriza, me expreso como lo siento.

Marco comenzará su andadura escolar el día 18 de septiembre y de eso quería hablaros, de la zozobra y de la incógnita.

Muchas han sido las dudas pero esta es mi declaración de intenciones. No nos sentimos “homeschoolers”. Mi compañero permanecerá con Maia para facilitar mi incorporación laboral. El sonido brotará de mis entrañas, esta vez vacías, sin vida palpitante aferrada a mi vientre. Pero para que la música vuele, tenemos que encontrar también, nuestro propio vuelo cada uno de nosotros.

La idea siempre ha sido respetar el ritmo del niño, él mismo ha pedido dormir en su camita (aunque ese es otro cuento que ya os contaré con más premura que tardanza), también él mismo propuso dejar el pañal (ídem de ídem), pero no ha pedido ser integrado en un sistema educativo como el nuestro, a todas luces deficitario, en cuanto a recursos y sobre todo en lo que a ideales se refiere. No obstante, ya se interesa mucho por los niños, les pide jugar juntos, imita a los mayores en reuniones y parques varios, se sienta junto a ellos en la escalinata, los coge de la mano y se entusiasma cuando sabe que hay planes con niños. Pero esta es mi duda, ¿habrá llegado el momento? No es igual jugar con 5 niños que con 25. Las ratios me parecen infames y más en estas edades, Marco aún no tiene 3 años.

Por otro lado me inquietan las características naturales de los niños a esta edad y el modo en el que puedan disciplinarlos en el colegio. Las leyes de la propiedad aún son difusas y el autocontrol de la violencia para defender lo propio aún es prematuro, así como la importante necesidad de atención. Algunos pensaréis que “la vida es así, que vivimos en sociedad”, desde luego, pero la precocidad en estos asuntos no creo que sea una virtud.

Hemos encontrado un colegio fantástico, o al menos lo parece, con un proyecto educativo diferente, ya os hablaré de él cuando “entremos en harina”. Por lo pronto, enviaron una carta de bienvenida para Marco con una foto de su maestra y tuvimos una entrevista individual con ella, así el niño conoció el centro y el aula de su mano.

Pero hace dos días tuvimos una cruda reunión colectiva en la que la maestra nos aconsejaba para sobrellevar con paciencia y empatía los días venideros. De modo realista nos presentó un proceso complicado que puede mostrar dos caras, la silente y la extra-demandante. En ambos casos los niños necesitarán ración extra de comprensión, mirada y atención. Pueden sufrir retrocesos en el control de esfínteres. Paciencia. Posibles alteraciones del sueño, pesadillas y despertares. Paciencia. Irritabilidad, berrinches y rabietas. Mucha paciencia. Tampoco es buena idea alentarles con grandes ilusiones o expectativas porque la realidad es que es un cambio importante para ellos y no demasiado agradable al principio.

Ante este panorama que yo intuía y temía, he quedado desolada en primera instancia, pero con el paso de las horas estoy agradecida, ya no somos niños y no está mal mentalizarse, me ayudará a comprenderlo y a estar más accesible, no viviré la frustración en el momento en el que él más me necesite. Le acompañaremos y le ayudaremos a comprender el mundo.

Si pienso en mi primer día de colegio para mí fue un gran día, recuerdo los cajones de ceras y el olor del color, pero a tres meses de cumplir cinco años las cosas se ven de modo diferente. Pero hemos cambiado, las mujeres reivindican su lugar en el mercado laboral y las políticas de conciliación “están en pañales”, la solución es la escolarización temprana. Lo hemos retrasado todo el tiempo que hemos estimado oportuno. Ahora solo nos queda confiar en nuestro núcleo familiar y en la plasticidad de los niños con el apoyo adecuado.

Los prolegómenos nos están mostrando que la incertidumbre tampoco le gusta a los niños. Desconfía de que TODO el mundo le pregunte por lo mismo, cuando verdaderamente él no sabe qué va a pasar. Y ahora que el colegio ya ha empezado, vecinos y conocidos del barrio, e incluso desconocidos, TODOS le preguntan que por qué no está en el cole. Los días de sendas reuniones nos hemos enfrentado a sendas rabietas de 40 minutos interminables, pero he de decir que la resolución de la segunda fue mucho mejor que la primera, así que estamos animados, podemos atravesar paredes verticales con éxito, tranquilidad y cariño.

Pero no descarto buscar abrazos en Twitter para quién quiera dármelos 😉

Anuncios

»

  1. Te entiendo. Yo pasé por todo esto hace un año y aprendí mucho! Es un aprendizaje, para ellos y también para nosotros. Confía en él y confía en vuestra capacidad para sobrellevarlo. Será mejor de lo que imaginas, estoy segura! 🙂 Besos.

    • Hola Miriam! La expectativa se corresponde con la realidad, tenía inquietud y está siendo complicado, aunque me aferro a los progresos y a todo lo que estoy aprendiendo sobre él y sobre nosotros, y me gusta lo que veo. Está acostumbrado a tener la atención de un adulto todo el tiempo y es lo que más le cuesta, por eso en el cole se va un ratito con un cocinero a hacer plastilina, otro ratito con el director, otro está con la maestra, en fin poco a poco.
      Un fuerte abrazo!

  2. Silvia solo puedo decirte por lo que cuentas que has dadoncon una profesora sensible y empatica; de todas las cosas que he leído y visto, es la primera vez que leo una profesora atenta a lo que puede resultar para el peque.
    No es fácil entrar en este sistema que permite la violencia como método educativo, por ejemplo, pero poco a poco iréis encontrando vuestro nicho y vuestra burbuja social en ese entorno educativo.
    Mucho ánimo

    • Gracias Catalina! Si que estamos contentos con el cole y su sistema, aunque eso no quita que lo estemos pasando mal, el niño está sensible y nos pide abrazos todo el tiempo y se asegura de que nos enteremos de que “el cole no me gustaba”.
      Muchos besos!

  3. Desde aquí te mando un fuerte abrazo y el deseo de a Marco le guste el cole y lo llevéis todos lo mejor posible.

    Ya sabes que nosotros, puesto que podemos, no hemos escolarizado a Minerva este año. A ver qué tal.

    En cuanto a eso de que la vida es así, es la sociedad en la que vivimos… La vida y la sociedad es la que nosotros queramos que sea, es la que construimos entre todos.

    Un besazo

    • Sucede que no encuentro una correspondencia entre lo que necesitamos y lo que tenemos, en ésta y en otras áreas. Pienso que es fundamental una reducción de la ratio para que los niños pequeños encuentren lo que necesitan, más atención. Sin embargo tampoco veo que estar más tiempo en casa, sea lo que Marco necesita.
      Muchas gracias por los ánimos, los necesitamos.
      Besos para vosotros.

  4. Todas estas cuestiones que planteas, las pienso y repienso! no sé si escolarizarlo más tarde porque no me gusta como está montado el cotarro. El ritmo es frenético en el tema educativo me toca mucho la fibra. Dentro de todo hay que intentar estar al máximo, con tiempo de calidad, qué te voy a contar… no sé qué hago diciéndote esto… seguro que ya estáis presentes en todo momento! Los primeros días deben ser muy duros pero luego todo fluye. Pienso que en mi caso, dramatizo las cosas. Creo que los niños deben jugar, relacionarse y descansar… aunque esto último no sé si lo hacen demasiado. Tengo serias dudas de si apuntar al niño como todos o bien dejarlo para más tarde aunque no sé si podré con todo. Tengo familiares que lo han hecho y la cosa no ha ido mal aunque cuando llegue el día, ya veremos! Ahora la pregunta de moda es “por qué no llevas el niño a la guarde?” … en fin! besotes reina! un megaabrazO!

    • En este momento del cuento, sexto día de cole, empiezo a vislumbrar muchas cuestiones, estoy aprendiendo tanto… Hemos sufrido mucho y supongo que aún queda pero otras cuestiones están funcionando muy bien.
      Me ha gustado mucho tu comentario y me gustaría hablar pormenorizadamente de cada punto, me inspiras nena!
      Grandes besos!

  5. Lo primero, ese abrazo fuerte que necesitas, aderezado de un par de besos bien grandes.
    Lo segundo, quédate con lo positivo y es que la actitud de la profesora me parece muy positiva.
    Como sabes para nosotros la adaptación fue dura el año pasado, pero el balance final fue bueno. Claro que hicimos malabares su padre y yo para que no estuviera en la guarde más de tres horas. Cuando pienso en la maratoniana jornada de 9 a 14, se me pone un nudo en el estómago. Pero bueno, es el sistema educativo que tenemos, y por desgracia no hay un punto intermedio, o lo tomas o lo dejas.
    Mucho ánimo y paciencia, cuando Marco se sienta seguro empezará a disfrutar con ello y todo dará un cambio.

    • Gracias Mousikh! Ahora en mitad del proceso las cosas van cambiando de color, pero está siendo duro, Marco llora en casa cuando se despide de mí y por las tardes cuando se acuerda del cole me pide que le cuide. Sin embargo en el colegio se van operando cambios muy positivos y estamos muy animados. Estamos muy contentos con el colegio y su sistema, a ver si puedo escribir sobre ello.
      Muchos besitos bella y me alegro de que Pequico se esté adaptando bien a su nueva etapa.

  6. Acá tienes mi abrazos siempre. Es difícil para todos, pero por fortuna con paciencia y tiempo, la mayoría de las cosas se superan. Para mi siguen siendo duro perderme de momentos, no estar cuando la pasa mal, no disfrutar cualquier mañana de sol juntas. Pero así son las cosas y trato de enfocarme en lo positivo de todo el proceso más que el las deficiencias. Puedo decir que un año después, estamos bastante bien. Lo malo es que ya acostumbrados comenzamos proceso de colegio grande. dentro de un año seguro estaremos repitiendo un poco la historia. Mucho ánimo y besos llenos de la mejor energía para ti y para él, para toda la familia.

    • Fíjate que hoy tenía la sensación de que me estaban robando a mi niño. Cómo bien dices, no saber que estará haciendo me hace añorarlo muchísimo. Él nos echa mucho de menos, pero nosotros también lo extrañamos a rabiar. Sin embargo es lo natural y un nuevo peldaño nos hará mucho bien.
      Besos inmensos siempre.

  7. Silvia, me parece muy honesto por parte de la profesora comentaros los pros y los contras del inicio de la vida escolar a esta edad. Aunque ella se ha puesto en el peor de los casos. Por experiencia propia y ver en estos años la incorporación de los hijos de personas cercanas a mi te diré que todo es mucho más leve y llevadero. No voy a engañarte, no es fácil. No quiero crearte falsas expectativas, los primeros días las madres sufrimos. Y sí, coincido contigo en que nuestro sistema educativo es deficitario y se escolariza demasiado pronto.

    ¿Qué hacer? Justamente lo que la profe dice: amor, amor, amor. Infinita comprensión, infinita paciencia y más amor. El amor será el gran motor que ayudará a Marco a adaptarse a su nueva vida.

    Pero te prometo una cosa, antes de lo que esperas él será feliz en el cole, disfrutará, aprenderá y sonreirá. Y tú entonces conseguirás una paz increíble.

    Mucho ánimo y miles de besos y abrazos llenos de energía.

    • Releo tu comentario y en mitad del proceso veo cuánta verdad hay en él. Ha sido muy duro, pero está funcionando, puedo ver como empieza a confiar y a divertirse en el colegio. No está hecho y te confieso que ya pensaba en otras opciones pero de pronto comienza a funcionar.
      Muchas gracias siempre por tus sabias palabras.
      Muchos besos Belén!

  8. Siempre tan sincera y abriendo tu corazón. Quizás para Marco sea una gran experiencia -o quizás no…- pero lo importante es estar ahí, observando, atenta a lo que pueda pasar, pensando y transmitiendo que va al mejor sitio que habéis encontrado y que confiáis en que todo irá bien. Ya sabes que los niños lo captan todo… así que a pesar de tus inquietudes, mucho ánimo y a intentar que sea una experiencia feliz para todos.

    • Ya va funcionando mejor, hoy es un día con mucha esperanza, se va relajando y hasta ha dormido la siesta con sus compañeros, salvo un día jamás se había dormido sin teta y que lo haya conseguido allí me dice mucho de la confianza que va desarrollando. No está hecho pero ya lo veo con otra perspectiva.
      Gracias y besos mil bonita!

  9. En esas estamos por estas tierras también. Mi peque lleva una semana de cole, en período de adaptación. Y, aunque desde pequeño, ha ido a la guardería lo pasa realmente mal al entrar en el cole. Afortunadamente siempre sale con una sonrisa en la boca y diciendo que se lo ha pasado “muy bien”.

    • Qué momentos tan difíciles despedirles entre lágrimas. Nosotros aún estamos en ese punto pero van cambiando las cosas poco a poco.
      Muchos besos comadre y aferrámonos a que pasará y todo será más sencillo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s