Destete

Estándar

la fotoÉste es uno de esos Post que cuesta, de los que escribes y re-escribes en tu cabeza sin valentía para publicarlo ni teclearlo. Este Post es sobre el destete. Experiencia tremenda que ha llegado a nuestras vidas.

La lactancia es una forma de vida, es un modo de criar que habla de disponibilidad, de amor, de comunicación, de entrega, de consuelo, que nutre, que nos nutre, que inmuniza y minimiza. Pero ¿y cuándo se acaba? ¿cómo se acaba?

En mis pronósticos cuando mis hijos quisieran, cuando estuvieran preparados, de forma progresiva, orgánica y pacífica. Abanderé y abandero la lactancia materna, no dejaré de escribir entradas que promuevan sus beneficios y denuncien los efectos de la desinformación, el rencor de los “no practicantes” y la desnaturalización del cuerpo femenino.

Por éstas y por otras muchas razones me resulta tan duro hablar de mis flirteos con el destete.

La alegría que supuso la llegada de Marco a nuestra vida, la plenitud que sentía, el modo en el que me descubría y reafirmaba como persona y mujer me alentaron a quedarme embarazada de nuevo y vivir una crianza doble. Una llama de confianza y deseo; quería construir una familia de cuatro, con tándem en todo, lactancia, colecho, porteo si era preciso, amor y caricias multiplicadas. Y así fue; pero lo que era confianza se tornó en duda y agotamiento. El famoso “puerperio de sombras” postulado por Laura Gutman me golpeaba en la cara con mi segundo hijo.

La Agitación del amamantamiento llegó para quedarse en el segundo trimestre de embarazo, cuando Marco contaba dos años. Por etapas, cada toma se hacía más dura que la anterior y nuestro camino ya no era más un sendero, subimos y bajamos montañas, escalamos escarpadas paredes y nos deslizamos también por hermosas laderas.  Noe del Barrio lo explica a piel descubierta en esta entrada, que siempre me emociona al verme entre sus líneas, qué es y qué se siente con la agitación del amamantamiento.

¿Cómo era posible? ¿Cómo podía ocurrirme algo así? Aún no he encontrado respuesta, solo he conseguido cierta aceptación de la circunstancia.

Un año después, este verano, inicié un destete progresivo. Había llegado el momento, Marco tenía casi tres años, pero  la tristeza inundaba el momento porque él no había tenido la iniciativa.

Mis razones: sin duda la principal era la intermitente y subterránea agitación,  hacer algo que no me apetecía estaba perdiendo su esencia, no quería hacerlo por obligación, pero hay algo que sí tenía muy claro debía ser de la manera más respetuosa posible. También quería ganar terreno en cuanto a su independencia, ya que habíamos decidido escolarizarlo este otoño. Otro tema era la angustia que me causaba que se despertasen los dos a la vez, ya que en la práctica, en la cama no podían lactar los dos simultáneamente sin acrobacias con cojines que terminaban de espabilar a uno o a los dos, cuando eres madre de dos, parece que siempre le fallas a alguien.

El procedimiento: la primera fase, sin duda, fue el destete nocturno, y fue relativamente fácil, cuando se despertaba le ofrecía agua y le explicaba que las “tetitas” tenían sueño, hubo algún llanto pero imperaba el cansancio. Para reducir las tomas diurnas recurrí al consabido “no ofrecer, no negar” y a la técnica del “chupito“, ésto no fue tan sencillo de comprender al principio, yo ponía el final a la toma y a los dos nos costó trabajo digerirlo, hubo llantos, enfados bilaterales y mucha negociación. Mantuvimos en el tiempo y en la duración la toma previa al sueño, siesta y noche, ésos seguían siendo nuestros momentos. Pero con el tiempo la ansiedad por que este momento no se acabara terminó tiñéndolo todo, cuando parecía dormido y sacaba el pezón de su boca, Marco se despertaba enajenado por la rabieta, las tomas podían durar más de 40 minutos en los que otra persona debía cuidar de Maia, fue un tiempo muy complicado, duro, difícil, no quiero engañar a nadie, escribo este Post por si alguna madre se ve reflejada, compartir este tipo de experiencias siempre ayuda entre comadres. Empecé a temer la hora del sueño, dormir sin peleas era una gran victoria porque nunca era suficiente. Esta situación duró unos tres complicados meses.

Sin embargo hubo un click en su cabeza y un buen día se olvidó de pedir “tetita” antes de dormir, aproveché la coyuntura  y cuando sí se acordaba le ofrecía un “chupito” que él aceptaba con deportividad.

En ese punto estamos, chupito a chupito cuando él los considera necesarios. Admitiré que las primeras  veces que no pedía me sentía terriblemente triste, entré en un estado de psicosis, cualquier cosa que sucediera, cualquier enfado, cualquier rabieta me la achacaba, “era fruto de la frustración y el enfado que yo le causaba con el destete”.

Me faltan las palabras para describiros cómo me he sentido. Admito haber estado en un limbo emocional, agridulce, dulce-salado, amargo.

La nebulosa se empieza a aclarar y ya puedo expresarme al respecto. Volveré sobre el tema con la venia de la audiencia.

Os recomiendo la lectura de Destetar sin lágrimas de Pilar Martínez, sabios consejos y normalización del tema.

Anuncios

»

  1. cômo me ha gustado leer este post… muy bien explicado el tema del destete. nosotras llevamos casi 3 anyos (el sâbado exactamente hace 3) y la verdad que a veces me gustarîa que me dejara las noches tranqila, no consigo hacer suenyos seguidos por mâs de 6 horas los dîas de suerte (que son pocos). por lo demàs de dîa solo toma antes de la siesta y si duerme en el coche ni eso. asî que no tengo muy claro cômo afrontarlo pero creo que a 3 anyos empieza a ser mucho (ademàs que a penas me queda leche) y por otra parte son unos momentos tan especiales que asumir que llega el fin es duro…
    me mirarê el libro, gracias por este post

    • Estoy aprendiendo con esta experiencia que no sólo debemos escuchar a nuestros hijos, también hemos de escucharnos nosotras, la crianza respetuosa ha de ser multidireccional. Si ya te apetece espaciar las tomas hasta extinguirlas, ¡adelante! No es ni pronto ni tarde, sólo tú lo sabes. Cuando nosotras estamos convencidas y hay paz en nuestra decisión es todo más sencillo, los niños terminan comprendiéndolo. Además, como el final tarda en llegar porque es muy progresivo podemos despedirnos con calma.Un fuerte abrazo Mir

  2. Solo tu sabes lo mucho que te entiendo. Me siento orgullosa por la valentia que significa exponerlo y compartirlo.Te mando un abrazo gigante Comadre!

  3. Todo son etapas, todo hay que pasarlo y quedarnos con el buen sabor del tiempo que nos ha regalado. Cuando el cuerpo comienza a exigir su espacio con la agitación hay que escucharlo e igual que ellos se amoldan a chupitos amoldarnos nosotras a ese adiós progresivo, triste como todos los adioses y alegre porque es simplemente un anuncio del futuro que llega. De una mami que vivió el destete de la mitad de un tandem apenas hace cuatro meses, un abrazo. Gracias por compartir experiencias, entre todas hacemos mas grande este regalo que es la lactancia.

    • Gracias por tu comentario y tu experiencia, me encanta guarecerme también ahora en tus palabras. Estoy esperanzada por el nuevo tipo de relación que estamos creando Marco y yo. Pienso que es muy necesario hablar de estos temas, no ensombrecemos la lactancia, es aún más real y las redes son necesarias también para cerrar el círculo, no sólo para las grietas del primer mes.Un fuerte abrazo.

  4. Qué bien me ha venido tu post para ver que es posible. Yo me lo estoy planteando porque empieza a no apetecerme darle de mamar, pero tengo tantas dudas, y me parece imposible porque implica también aprender a dormirse sin la teta. Ayer me leí el libro de Pilar Martínez, pero la verdad es que no me resuelve demasiado. ¿Sabes si hay algo más escrito acerca del tema? Gracias.

    • Hola!! Bienvenida!! No hay demasiadas cosas escritas sobre el destete, es un tema delicado y depende de muchos factores particulares. Lo que mejor funciona siempre es hablar con otras madres que están en tu línea de crianza, amorosas y que sepan escuchar. Yo llamé a Mamilactancia que funciona en Granada y me explicaron lo del chupito por ejemplo.Si te apetece me puedes escribir a lamamacorchea@gmail.com Lo que funciona para que no sea traumático es buscar objetivos a largo plazo y sobretodo confiar en tus decisiones, esto ayuda mucho porque te da paciencia si tienes que negociar o acompañarle en su llanto, minimiza la emocionalidad porque no giraréis en una espiral de peticiones insatisfechas. Yo pensaba que era completamente imposible que se durmiera sin teta, pero confía en tu hijo/a y en ti, es posible y seguro que lo conseguiréis con talento, empatía y calma.No dudes en escribirme con lo que sea.Gracias por comentar!!

      • Hola, Silvia:
        Te agradezco mucho tu respuesta y tu ofrecimiento. Sigo tu blog desde hace unos meses y la verdad es que me gusta mucho la sensibilidad con la que tratas los temas que os ocupan.
        De momento creo que lo mejor es aclararme de si lo quiero hacer por mí misma, las influencias externas que van haciendo mella, el hecho de que hayamos estado malas, etc. Yo también ando a vueltas con mis luces y mis sombras, y quiero estar convencida para no venirme abajo. Además, tiene 21 meses y aunque entiende muchas cosas, quizá sea demasiado pequeña para entenderlo sin que sea traumático, así que creo que iremos poco a poco.

        Gracias de nuevo.

  5. Hola guapa!
    creo que has sido muy valiente escribiendo esta entrada porque has desnudado tu alma y tus sombras han visto la luz.
    Tengo que felicitarte por este proceso de destete tan respetuoso que has pasado. A veces parece que nunca terminará y a veces se hace eterno, pero has comprobado que llega un buen día en el que algo hace click en su cabecita y empieza a pedir menos, a olvidarse de pedir al dormir, a distraerse con otra cosa aunque se haya caído y se haya hecho daño…
    Siempre llega, ese momento llega. Hay que tener la entereza y la valentía suficiente para esperarlo sin forzar las cosas y sin desistir en el intento.
    Un abrazo hermosa y mil gracias por recomendar mi libro 😉
    Pilar

    • Gracias Pilar por tu comentario, sabes que eres uno de mis referentes en estos temas y que valoro muchísimo tu labor. Naturalizar el destete es necesario, a veces pecamos de idealistas con la lactancia materna y no pedimos ayuda cuando la necesitamos.Mil besos

  6. Me ha emocionado tu post, ya que siento cosas parecidas. Hago tándem con un bebw de 11 meses y otro no tan bebé de 34 meses. Sólo toma par dormir, y como en tu caso, a veces hace tomas interminables de casi una hora….en esas siento que no puedo más y tengo ganas de que se destete….pero por otro lado no quiero…qué difícil!!!
    Gracias por compartirlo!

  7. ¿Te digo cuántas veces he escrito yo el post en mi cabeza? En mi caso sobreviví a la agitación, pero me desteté mentalmente. Como dices, con la agitación perdió su esencia, ya no tenía sentido, así que comencé q andar el lento camino del destete respetuoso.
    Ahora, con el embarazo y la bajada (corte más bien) de producción del segundo trimestre, el peque se ha destetado. Y no puedo más que alegrarme, porque mi mayor temor era precisamente todo lo que estás contando: noches imposibles con 2 en la teta, agotamiento, agitación, baby blues…
    Te entiendo y te abrazo, sin duda tu camino ha sido más duro. ¡Besos apretados!

  8. Te has adelantado con el post. Y te lo agradezco. Estas Navidades desteté a Blanca. Ha sido un tema complicado para mí porque he sido yo y no ella (algo que jamás pensé), porque ya sólo tomaba una vez al día, y porque no ha costado nada. Muchas veces me decía “no sale leche” y tomé la decisión de dejarlo ya. Ella no ha sufrido pero yo he perdido ese momento que jamás recuperaré.
    Gracias por compartir tu experiencia

  9. Tu frase “cuando eres madre de dos siempre fallas a alguien” me ha llegado al alma. Porque no solo lo sientes cuando son pequeños. Es un sentimiento que a mi, me acompaña con los años y a mi me resulta realmente complicado llegar a todos cuando me solicitan.
    Mi último bebé cumple 3 años en unos días, salvo en momentos en que estoy muy cansada no me molesta ni me agita que mame… por ahora no haré movimiento.
    Pero si que viví ese malestar contradictorio con la niña que va antes que él. Cuando me quedé embarazada del último ella seguí mamando y era muy muy desagradable. Así que tomé la decisión de destetar porque no quería sentir eso cuando nutría a mi hija. Fue lento y nada fácil pero lo logramos.
    En esos días escribí un post sobre pautas para amamantar, lo dejo aquí por si a alguien le ayuda.

    http://doulaporinternet.blogspot.com.es/2011/11/el-destete-dirigido.html

    Gracias por compartirte, normalmente las mamás vivimos esto en silencio.

  10. Te felicito por tu destete, la verdad la técnica del chupito me ha encantado. Seguiré tus recomendaciones acerca del libro para destetar respetuosamente, últimamente no deja de rondarme la idea por la cabeza.

  11. Bueno, pues ya he cotilleado por tu blog. Y te escribo en este post porque me siento totalmente identificada contigo. De hecho, he leído todas las entradas del 2013 y estoy alucinada. Yo tengo un niño de 3 años, de octubre. Tengo una niña de 1 año, de enero. Mi segundo puerperio estuvo lleno de sombras también, se confundía con el final del primero! También hice lactancia en tandem y también he destetado a mi hijo, vencida por la agitación del amamantamiento. Me costó muuuchas lágrimas por parte de los dos. Incluso mi hija estuvo de nalgas y probé la moxibustión (sin éxito) y la VCE (sin éxito también) para acabar con un parto express y salvaje de nalgas. Los celos nos han atacado, mi visión del feminismo se parece mucho a la tuya… Y lo mejor: nuestros hijos tienen el mismo abrigo!!!! 😀

    Un saludo y mucho ánimo con los últimos coletazos del destete. Para lo que quieras, estoy por mi blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s