¿Cerrado por vacaciones?

Estándar

la orillaComo una piedra que devuelven las olas, que rueda, gira y se arrastra. Pero se arrastra con tanta gracia y armonía que nadie diría que se erosiona, suaviza o modifica. Vuelve una y otra vez. No me canso de mirarla.

Hoy es tiempo de una reflexión de bolsillo a cuenta de mi mutismo. Puede resultaros familiar. La primera semana transcurre sin apenas tiempo, quizás también la segunda, la vida familiar es absorbente y los conciertos de final de temporada apremian, sin embargo tengo esa llamada en el estómago, deseo escribir, volver a este lugar, nunca me olvido. Los días se amontonan y se levanta el muro del miedo, ése que te visita cuando pierdes el hábito, no me faltan los Posts en la cabeza, deslabazados pero presentes, sin embargo siempre encuentro la excusa para no sentarme al teclado, trato de convencerme de que hay otras prioridades, pero ya sabemos que las prioridades dependen de aquel que las define.

Continúa deshojándose el calendario. Ya dudo de todo. “¿Pero a quíen puede importarle lo que yo opine de una película?” “¿Y qué más da si mis criaturas duermen en mi cama o en sus literas? ¿a quién le importa?” Me acuso de ególatra, ¿por qué tengo un blog? Un día pienso en una nueva sección sobre cuentos infantiles y al siguiente me lastimo por imaginarlo siquiera. Caústica e implacable conmigo, para no perder la costumbre. Mis Posts informativos me resultan intrusistas, no soy matrona, asesora de lactancia, doula, pedagoga, psicóloga o escritora. Mis Posts personales, mis reflexiones de bolsillo, mis divagaciones tales como esta, ¿a qué responden? ¿de qué se trata? ¿de un diario público? ¿desde cuándo un diario es algo que se publica en Twitter? (Seguramente desde que existe Twitter, Facebook y otras). ¿Qué nos pasa? ¿Por qué algunos aireamos nuestra intimidad?

Francamente, no lo sé y a veces me asusta, sin embargo aquí estoy, hoy me he sentido valiente y he querido asomarme a mi bitácora, romper el hielo, ser vuestro espejo, sentiros al otro lado, compartirme y recibiros también, porque es mucho lo que encuentro y no he cambiado de fase vital, sé que necesito este blog y que me mueve el mismo viento que me empujó a la plataforma wordpress con la intención de abrirme en canal.

La mamá corchea no ha cerrado por vacaciones, anhelaba las letras de ida y vuelta, anhelaba incluso las palabras que no se dicen, las que sólo se leen y bueno… quería agradeceros vuestra presencia, vuestra energía, a los que comentáis bajo el texto, a los que lo hacéis de manera privada, a los que lo hacéis en persona, a los que me reconocéis por la calle, a los que vienen y se quedan, a los que vienen y se van, a todos los que me habéis regalado vuestro tiempo, a todos gracias.

 

Anuncios

»

  1. Esos momentos de cuestionamiento son implacables. Pero vale la valentía de regresar y seguir escribiendo. ¿Y si a nadie importa? Que no lean. Total, esto tiene mucho de hacerse para uno mismo también, ¿no?

    • ¡Bienvenida madreseaprende!
      Sin lugar a dudas el blog es una herramienta para el beneficio propio, estoy enganchada, lástima que no disponga de todo el tiempo que a mi me gustaría. Aunque también eso es consecuente con la temática del blog 😉

  2. “¿Pero a quíen puede importarle lo que yo opine de una película? ¿Y qué más da si mis criaturas duermen en mi cama o en sus literas? ¿a quién le importa?” A mi. Gracias a ti por volver a escribir, se te echaba de menos, nota musical.

  3. ¡Qué alegría verte de vuelta! Leerte, conocerte es un placer para muchas de las que también escribimos, compartimos y nos aireamos un poco, así que, venga… Que te echábamos de menos 😉 un beso.

  4. Pues porque no todos estamos cerca tuyo, pero así podemos seguir sabiendo de ti. Más incluso que delante de una cerveza (aunque no sea incompatible). Beso.

    • Tienes mucha razón no me atrevo ni a la mitad delante de una cerveza, no se si tengo desdoblamiento de la personalidad 😉
      Por otro lado, me gustaría compartir muchas muchas cervezas, y si es con pipas mejor.
      Mil besos Viejo, qué ilusión me ha hecho encontrarte por aquí.

  5. Qué alegría cuando google me ha avisado de que había cambios en tu página (un poco inquietante esta función, no la conocía).llevaba semanas asomandote a tu ventana por si aparecías…gracias por escribir.

  6. Pues una vez más, Comadre Corchea, usted y yo somos una, la misma, con miles de kilómetros de distancia y un océano entero de por medio, sentimos los mismo, como si la una se lo susurrara a la oído a la otra. Me alegra leerte. Me importa leerte y saber que nos encontramos en este tu espacio, o en ese espacio virtual mio. Espero que la valentía me llegue pronto para escribirme y escribirte al mismo tiempo. Un abrazo gigante.

    • Ay Zary cómo me emocionas, ni contestarte sé, a veces una mirada o un abrazo dicen más que las palabras, así que me siento coja, pero las líneas que nos dedicamos no son poco, son mucho.
      Un abrazo infinito hermana.

  7. Nos importa, claro que nos importa. Ver expresadas de forma tan sincera, sencilla y bonita las ideas y sentimientos que muchas tenemos y no sabemos como sacarlas . Claro que importa. Sigue por aquí!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s