Celos: las comparaciones son odiosas

Estándar

Niños en la terraza

Los celos entre hermanos es un tema que me preocupaba incluso antes de tener niños. En la literatura, en el cine o en casa de otros, los celos pueden resultar enigmáticos y apasionados, pero en el entorno inmediato los celos dificultan la convivencia en varios niveles. La tensión se puede generar con un incidente o ante la “posibilidad” del mismo y así comienza el juego de interpretación de intenciones, todos nos ponemos a la defensiva y se puede crear un clima espeso, emponzoñado y desagradable.

Puede que sentir celos sea natural o que incluso forme parte del plan que la evolución nos tiene reservado, pero para mí subyace un sentimiento de dolor, de que no eres tan valioso como otro, de que percibes atenuada tu ración de amor, y eso es algo que no quiero para mis hijos. Nadie puede evitar los sufrimientos que la vida nos tiene reservada, pero si afrontarlos de manera mas sencilla fuera posible, cualquier herramienta es bienvenida.

A vueltas con el tema he encontrado un libro, Hermanos, no rivales de Adele Faber y Elaine Mazlish y es bastante estimulante, tanto, que he decidido dedicar una serie de Posts desarrollando las ideas más interesantes.

Hermanos, no rivales

Las comparaciones. De todos es sabido que las comparaciones son odiosas, mucho, sin embargo es muy habitual que se nos escapen comentarios, unas veces por despiste y otras por impaciencia cuando queremos conseguir algo: “Marta ya se lo ha comido todo”, “Pues Alejandro ya sabe vestirse solo, no pones interés”. Con estas actitudes generamos sentimientos negativos entre los niños, de competitividad y rencor.

El texto propone la DESCRIPCIÓN del problema del modo más objetivo posible, se confirma un hecho sin juicios. Somos quienes somos y no en función de nadie más, de manera que cometemos nuestros propios errores y en momentos de vulnerabilidad no necesitamos pensar en nadie más, este hábito se puede generar cuando somos muy pequeños y acompañarnos por demasiado tiempo.

En cuanto a los halagos, las autoras proponen que se realicen en privado con cada niño, no es necesario privarles de las muestras de orgullo y cariño que suscitan en nosotros pero se pueden comentar los logros por separado. Ésto me parece muy buena idea, les podemos dedicar a los niños toda nuestra atención sin que vaya en detrimento de nadie más. No usaría los éxitos de un hijo para “motivar” a otro, de este modo promoveríamos la competitividad en detrimento de la cooperación, valor más preciado, que derivaría en más respeto hacia los demás y en una mayor confianza en uno mismo.

¿Y qué ocurre cuando comparamos de manera positiva? Que “ninguneamos” al otro, normalmente al pequeño, para que el mayor se sienta mejor, quizás el bebé no perciba en ese momento que se le está menospreciando, pero el hermanito mayor si aprenderá a sentirse mejor a costa de otros y ése no es el mejor camino para estar contentos con nosotros mismos.

De Hermanos, no rivales.

Puede que todo sea una obviedad pero yo me he descubierto en alguna ocasión vanagloriando a mi hijo mayor porque ya no usa pañal, o lo que es peor, porque “ya no toma tetita”, como si tomar tetita fuera algo malo, después de una lactancia prolongada tan satisfactoria. En fin, propongo revisar algunos de nuestros hábitos o al menos repensarlos.

 

Anuncios

»

  1. ¡Gracias! ¡Qué interesante! Otro libro para la lista de pendientes 😉 Me gusta mucho la postura de estas autoras. “Cómo hablar para que sus hijos le escuchen y como escuchar para que sus hijos le hablen” me encanta.

    En cuanto al tema comparaciones, será porque me taladraron con ellas tanto en la infancia que les tengo una alergia impresionante…

  2. Menudo tema me has tocado…. juas….

    Yo noto a cada instante como mis hijos pelean por una migaja más de atención, casi todos sus enfrentamientos son por acaparar a mamá… a veces el día se vuelve una locura porque obviamente yo no llego a los cinco…¡es imposible para mi!

    En ocasiones mi estrategia es la de huir. No sé cómo explicarlo, estoy pero elijo obviar para no dar a unos más que a otros… otras veces decido que los más pequeños tienen preferencia porque son más dependientes.

    Cuando salimos a pasear de los cinco, cuatro quieren cogerme de la mano…¡¡imagínate!! y pelean por eso. Si huyo, no se la doy a nadie. Si elijo, se la doy a los pequeños… al igual que dormir con mamá…. en fin…¡¡touché, mamá corchea, touché!

    Leeré con interés tus entradas sobre el tema. Besos

  3. Ufff! Me parece un tema interesante. Creo que los celos tienen un componente intrínsico que nace con la persona, pero también dependen mucho de la persona. Me pasa como a tí, por muy cuidadosa que intente ser, inconscientemente siempre acabas haciendo alguna comparación que no deberías, por eso todas estas lecturas, que nos ayudan a detectar nuestros errores, siempre nos vienen bien. Seguiré muy atenta a tus post.

  4. ¡Qué interesante! Estoy a punto de tener a mi segunda hija y la verdad es que es un tema que me preocupa bastante. Yo soy la mayor de tres, y recuerdo perfectamente lo que me repateaba que todo el mundo me dijera eso de “eres la mayor y tienes que dar ejemplo”. No quiero repetir esos comportamientos con mis hijas, pero supongo que a veces es inconsciente…

    Me quedo por aquí 🙂 ¡Un saludo!

  5. Me encanta leer algo sobre este tema, y me apunto el nombre del libro porque seguro que me facilita herramientas. Niño hará 3 años en octubre y Niña tiene 16 meses y creo que es muy importante fomentar desde ya ese amor y esa cooperación entre ellos, para que se vean como apoyos y no como rivales. La verdad es que intento poner mucho cuidado con el tema de las comparaciones, para no generar esos sentimientos… Te sigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s