La vuelta al cole. El niño “retador”

Estándar

Ya soy toda una madre veterana en los ardides de la escolarización, pero los días van pasando y el “Post-guía” que quería dedicar a todos los que pasáis por ahí por primera vez, la verdad, se me está atragantando.

Bebés y niños lloran cuando les dejas allí, ya se que no todos, pero ése sería un claro síntoma de inadaptación al medio escolar, evidente y duro pero sencillo a nivel emocional, sientes pena, derramas compasión, empatía y mimos, pero… ¿y si ese no es el síntoma? ¿y si te dicen que ya les gusta el cole, van contentos y animados pero te traes a casa al “demonio de Tasmania”? Esto ya complica la respuesta paterna. Te pones por montera la paciencia, pero no es un salto de altura, es una carrera de fondo y como tal, conforme van pasando las horas, el cansancio y la dificultad se van acumulando.

Creo que a veces no se habla claro de niños de ciertas edades. Abundan los blogs de bebés, con sus cólicos, sus lactancias, sus sociabilidades, y demás características pero cuando estos niños crecen y sus mamás superan los puerperios se difuminan sus andanzas en las redes y perdemos esos referentes, esos espejos, esa conexión de tribu que tanto hace falta, sobre todo desde el respeto a la infancia.

Las rabietas no son causadas por el escaso manejo del lenguaje verbal, todo lo contrario, empiezan a ser elaboradas y derivan en lo que yo denomino “el niño/a retador”. Describiré un ejemplo: “se que no es apropiado escupir, ya me lo has manifestado en varias ocasiones, aún así podríamos decir que estoy experimentando con mis fluidos, pero deliberadamente no permito que ignores que estoy mezclando mi saliva con el agua del vaso; y después de esto, otra cosa y después otra“. Traducción: “a nivel físico estoy agotado, realmente cansado en una nueva etapa de niño mayor dónde no se contempla la siesta. ¿Y a nivel emocional? estoy extra-excitado, a ratos mi pereza social me abruma, son muchos los estímulos. Conflictos y alegrías entre iguales, relación piramidal con mis maestros, bregar con límites y normas en un entorno menos previsible que el de casa, recolocar mis expectativas, mis capacidades, mis destrezas, mis intereses… ¿Acaso se reconocer toda esta vorágine en mi interior? Necesito saber que hay algo que yo pueda controlar en mi vida, ¿qué pasa si hoy no me lavo los dientes? ¿por qué no puedo decidir yo cuando se apaga la televisión? Siento rabia, estoy de mal humor y no puedo controlarlo, no se poner palabras a mi malestar por más que me lo preguntes, ¿y qué me encuentro? Caras de decepción, de frustración, solo quiero un abrazo y !”pelillos a la mar”! Dejad de inventar teorías, de buscar explicaciones o culpables, contenedme y abrazadme una vez más, y otra y otra“.

Así que no sé, Septiembre es un mes difícil, me reitero, pero no pierdo la esperanza, los comienzos son complejos y la sensibilidad es nuestro fuerte. Muta nuestra reacción, mutan nuestras dificultades, mutan nuestras respuestas y hasta muta nuestro amor, pero espero que para hacerse más maduro y contundente. De modo que si hoy, después de este día tan estrafalario, me miráis a los ojos esperando alguna frase que alivie peso en vuestra alma, lo único que se me ocurre es daros un abrazo fuerte que me consuele a mi también.

Este texto de Elena Mayorga es imperdible Conflictos en la crianza con apego: crisis de crecimiento.

Anuncios

»

  1. Justo después de una noche horrible, como tantas otras desde hace unas semanas, por fin mi peque ha consentido querer dormirse, porque esa es nuestra batalla estos días, su lucha contra el sueño y no sabes hasta que punto tu post y el que recomiendas al final, de Elena Mayorga me han servido en este momento para poder encarar y reflexionar sobre esta situación. Qué camino tan difícil y a la vez tan enriquecedor es la crianza!!! Tu siempre das en el clavo: Empatía, mucha empatía y paciencia. Y amor a raudales! Muchas gracias como siempre, Mamá Corchea!!

  2. Yo tengo también un post pendiente sobre el cole. Ahora puedo mirar con más perspectiva el año pasado, el primero. Realmente la perspectiva es la misma, pero ahora puedo asumir mejor lo mal que lo pasó mi hijo. Este año parece que va mejor. Lo de tener al demonio en casa lo sufrimos también el primer año, en clase por supuesto era “muy bueno”.

    Mucho ánimo!

  3. Me ha venido como agua de mayo tu entrada. Llevo unos días un poco despistada porque no sé interpretar el mal comportamiento de mi hija en casa (en la escuela es un modelo a seguir, me dicen)… y eso que es muy pequeña, pero ya está en plena fase “retadora”. Parece que su único afán es llevarme la contraria porque sí… y al final me canso y pierdo de vista todo esto que has escrito. Está claro que hay que armarse de paciencia y cariño, y ser flexible en la medida de lo posible.

  4. ohhh Silvia, lo de recoger al Demonio de Tasmania me ha llegado. Definido a la perfección. Uffff.
    Yo también intento entenderlo desde donde nos cuentas.
    Mi demonio particular ya tiene 8 años. Es un chico modelo en clase, y luego llega a casa a fogar todo lo que allí ha tenido que contener… madre mía, a mi la paciencia se me desparrama como a él su cuerpo y su necesidad de imponer sus normas.
    Le ves mayor, ¡¡8 años!! y cada vez me cuesta más comprender que necesita su lugar de escape que como siempre es su hogar, donde se siente amado y seguro.
    En fin, hay días mejores que otros y desde luego, los peores son los que yo me salgo de madre 😦
    Gracias por tu post.

  5. ufff… ahí estaremos el año que viene, y se le va intuyendo muchas cosas. Blogs como el tuyo nos ayudan mucho 🙂

  6. Uf! Tu traducción es estupenda para poder empatizar con él. Lo malo es que yo no soy capaz a veces de hacerla y acabamos todos frustrados. Ojalá supiese ponerme tan bien en su lugar.
    Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s