Sonata de Otoño

Estándar

Sonata de Otoño (1978) es una película del director sueco Ingmar Bergman, la traigo como invitada de honor a este espacio, no me he podido resistir a analizarla desde la perspectiva de la crianza y el género.

La protagonista, Charlotte, una madura Ingrid Bergman en su última interpretación en el cine, decide apostar por su carrera concertística; es una gran pianista que deja a sus hijas relegadas a un segundísimo plano en pro de una vida de éxito, sacrificio, viajes y excentricidad. Tenemos ante nosotros a la “clásica” mala madre que expiará sus pecados en uno de sus encuentros con su hija. La película enmarca este tiempo narrativo, ese encuentro en el que madre e hija dejan caer sus velos de cortesía y formalidad para enfrascarse en conversaciones intensas, llenas de reproches, en las que recrearán duras experiencias vividas, con todo el dolor que trae el recuerdo, con acusaciones descarnadas que desgarran la seda burguesa y sonrojan al espectador que se revela como un voyeur indiscreto que invade una bochornosa intimidad.

40850-sonata2

La interpretación de las actrices protagonistas es magistral y si además conocemos los avatares de la vida real de Ingrid Bergman entrevemos otros matices más profundos y lacerantes. La actriz dejó su vida, su marido y a su hija pequeña en América para vivir con Roberto Rossellini en Italia y quedar embarazada de nuevo. El escarnio público fue tremendo, corría el año de 1949 y fue declarada persona non grata en Estados Unidos. La moral imperante truncó momentáneamente su brillante carrera. Al margen de la opinión que nos merezcan las tribulaciones de su vida, es poco probable que de haberse tratado de un hombre hubiese ocurrido lo mismo.

¿Es posible que una mujer sea capaz de abandonar a sus crías por otros intereses? Una madre semejante ¿solo podría ser una enferma mental o una cruel y fría ególatra?

Lo que me gusta de Sonata de Otoño es que no crucifica a Charlotte, aunque pudiera parecerlo, subyace el mensaje de que cada ser humano proviene de una historia, y que con los elementos que posee construye un afrontamiento del mundo y de sus dificultades. El desapego genera más desapego, miedo, evitación, no sólo somos hijos de nuestros padres, también de su tiempo y de su contexto y después del nuestro y más y más. Nos vamos moldeando a la deriva de nuestras vivencias y muy frecuentemente lo podríamos haber hecho mejor, pero no siempre supimos o pudimos. El film no dulcifica la historia de abandono pero sí nos la explica sin condenar con demagogia.

Mientras veía la película no podía dejar de pensar en los postulados de Alice Miller, a veces ese masoquismo que se estrella y estrella contra la dura piedra, ese dolor que da rascar y encontrar, también es muy gratificante, es un deporte que me encanta. Guiño y guiño.

La mejor y más delicada secuencia de la película es la interpretación del Prelude Op. 28 No. 2  de Chopin, primero por la hija y después por la madre. Os lo dejo en este imperdible enlace.

tumblr_nq29rdu11t1qzzf25o1_1280

Aquí os dejo las hondas palabras del guión que más me llegaron al alma:

En boca de la hija:

Me ataste, porque necesitabas mi amor.

Querías que todo el mundo te quisiera.

Yo estaba expuesta e indefensa y todo sucedió en nombre del amor.

Una madre y su hija. Una combinación terrible de emociones, confusión y destrucción.

Todo es posible y se hará en nombre del amor.

La hija heredará las heridas de la madre.

La hija sufrirá los fracasos de la madre.

La infelicidad de la madre será la infelicidad de la hija.

Es como si el cordón umbilical nunca se hubiese cortado.

¿Es así? ¿es la infelicidad de la hija el triunfo de la madre?

¿Es mi dolor tu placer secreto?

En boca de la madre:

Siempre he tenido miedo de ti.

Creo que quería que me cuidaras, me cogieras en tus brazos y me consolaras.

Es sencillamente desgarrador y brillante, el arte es la mejor invención del ser humano, ¿qué más podría añadir?

La recientemente estrenada Ricki, con guión de Diablo Cody y Meryl Streep como protagonista también ahonda en la terrible culpa materna y el egoísmo de la mujer triunfadora, en este caso ella es una estrella del rock, o al menos eso intenta. Recomiendo muy mucho este Post de Killer Mother sobre la película.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s