Cuando las crisálidas vuelan

Estándar

IMG_6909-2

Por fin me siento ante la pantalla, cristal que me refleja y que os devuelve mi imagen, una imagen. Este largo paréntesis del blog, el más largo, no responde a una crisis de la palabra o de mi persona, es más bien que se amontonan mis prioridades sin que por ello sea capaz de decidirme o reconocerlas. Esta situación debería ser interpretada, y es que creo que ahora si, ahora el puerperio no es mi realidad, no se cuando dejó de serlo pero mi persona despierta paulatinamente, cada una de sus facetas luchan por florecer y expresarse, el pasmo maternal en el que me cobijaba, el nido que habitaba se ha terminado de desenroscar.

Recientemente me acusaron de este modo “tienes muchos proyectos parece que te falta oxitocina”, mis sistemas de alarma saltaron, ¿cómo podía ser posible? ¿el centro de mi mundo ya no eran mis bebés? quizás mis bebés ya no lo eran tanto, quizás tengo la ilusión de que me despego de ellos y posiblemente sean ellos los que se desprenden de mí. Ayer fue la primera vez que no los recogí del cole, y no hubo drama, venían contentos, qué tontería ¿no? pues claro. Pude comprobar dos cosas, me apetecía hacer otra cosa y además no era necesaria la culpa, nadie sufre.

Te reconoces indispensable y sin embargo puedes ser prescindible. Este sentimiento me libera, pero no nos engañemos, también me escuece, siento una añoranza profunda, no ya de mis bebés, si no más bien de mis zigotos, de la entraña compartida, de la sangre que es una, de la loba que no se despega de su cría, de la que aúlla cerrando el anillo, y es que ya no es necesario, puedo delegar sin culpa.

La ambivalencia del mensaje no indica que quiera un nuevo hijo entre mis brazos, simplemente constata que las emociones son complejas. Reclamo mi espacio vital, mi tiempo y cada vez es más fácil hallarlo. Cuando las demandas son honestas, sinceras y sin angustia se escuchan mejor, cuando por fin estoy convencida de merecer, sin culpa, desde el movimiento lógico, el paso siguiente es la complacencia. La crianza “con apego” conduce al mismo sitio, se tarda más, pero es una danza más orgánica, sinuosa y suave. Paladeas tanto la crianza que antes de perderla ya la estás echando de menos.

El siguiente paso son las noches, la única noche que no estuve cerca de mi hijo estaba de parto, fue por una buena razón. Ahora es Maia la que me necesita cada velada, soy incapaz de imaginarme lejos de ella cuando pronuncie mi nombre en la penumbra, pero también llegará ese momento, el último bastión que nos queda de ese piel con piel que nos ha alimentado cada día. Me imagino viendo Parsifal en el Real, me imagino con mis amigas, me imagino muchas cosas y sé que todas llegarán y también sé que echaré terriblemente de menos lo que ahora, aún tengo.

Aprovecharé este caudal de energía para volar con mis nuevas alas, alas de crisálida arrugada que buscan que el sol las saque de su ensoñación, aunque sea para soñar en otro lugar, también.

Anuncios

»

  1. Vamos un poco a la par, quizá yo estoy ya con mis alas desplegadas del todo… o casi. Es un sentimiento curioso; de repente te “liberas”, quieres hacer cosas que hacía mucho tiempo que no querías hacer, tienes actitudes nuevas,… pero a la vez estás como perdida, yo me sentía y me siento todavía muchas veces así, ambivalente, dividida, dudosa… Sí, quizá soy yo la que no deja ir a mis hijos… pero creo que no, creo que ellos me necesitan mucho aún porque me reclaman mucho, y yo a veces no quiero, quiero estar conmigo misma, dedicarme a mí, no pensar mucho en ellos… Y me vuelvo ambiciosa e impaciente, es difícil controlar eso, quiero cambiarles, o que no sean como son, que me lo pongan más fácil…

    Yo las noches las superé, ahora salgo, y ellos se quedan a dormir a veces con los abuelos, y sí, es genial… pero por otro lado, ahora hay más cosas que anhelas hacer, ahora los días tienen aún menos horas!!! Porque sigues sin querer perderte casi nada, y vienen nuevos retos en la crianza, más complejos…

    Mi fase actual es la de echar de menos esos zigotos… aunque sé que no puede ser.

    Un abrazo fuerte y a volar!! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s