Esta es mi historia:

Soy Silvia, una madre treintañera absolutamente abducida por mi nuevo estado. Dejando esto al margen (suponiendo que sea posible), soy música profesional, toco el clarinete. Estudié musicología, me apasiona la historia, pero no podía estarme quieta, no podía parar, así que emprendí mis estudios de Bellas Artes, sin embargo, a mitad de camino decidí aplazarlo todo y prepararme para la maternidad. Tan ilusa y candorosa, como si fuera posible prepararse para algo así; el hecho es que en octubre del 2010 arribó a nuestra vida el maravilloso Marco. Aún no me he recuperado del impacto y tal torbellino de emociones debía confluir en algún sitio, en este mi blog, vuestro blog. Y si de torbellinos y emociones hablamos en 2013 vino a completarnos la fabulosa Maia, linda entre las lindas.

¿A qué tal trasiego de actividades? quizás siempre he huído de mí acumulando tareas, una tras otra, pensaba que la crianza sería una más y podría seguir con mi ritmo vertiginoso, pero no fue así, me agarró de la mano dulcemente invitándome al sosiego y la contemplación.

Y aquí estoy, escribiendo sobre ello, pero deseosa de compartir y de que, como se suele decir, alimentéis con vuestros comentarios un trueque de experiencias.

Si os apetece, podeis contactar conmigo: lamamacorchea@gmail.com