Archivo del Autor: lamamacorchea

Invizimals

Estándar

No se por qué extraña razón mis hijos siempre terminan poniéndome en mi sitio, o al menos en algún sitio.

La historia sucedió así: Marco es un fan incondicional de Star Wars, mención exclusiva merece esta filia pero queda pospuesta de momento, pues bien, tenemos un álbum de pegatinas con fotogramas de la saga, 324 sin ir más lejos. Después del gran estreno del Episodio VII el pasado mes de diciembre las hemos ido coleccionando con avidez e ilusión, tenemos dominadas las cifras de tres números y el álbum a puntito de caramelo, casi listo; pues bien desde hace algunas semanas el niño llegaba a casa con unas horrendas cartas, las “repes” de sus amigos de Batalla de cazadores. Invizimals. No le concedí demasiada atención, o más bien no quise hacerlo, ¿he dicho ya que son horrendas?

FullSizeRender-14

Hasta que un día llegó la petición oficial,

-Mamá quiero el álbum de Invizimals y sus cartas.

Lee el resto de esta entrada

¿Es indispensable ir a la escuela?

Estándar

IMG_7925

En estas fechas que corren elegir escuela es lo urgente, las solicitudes de centro se han abierto y debemos seleccionar con cuidado las opciones que tenemos, pero ¿y si no elegimos ninguna? “Yo nunca fui a la escuela” es el libro del que vengo a hablaros, escrito por André Stern que nos cuenta su propio testimonio, nunca fue a la escuela y ha encontrado el modo de realizar el trabajo que le gusta en diferentes etapas de su vida.

La narración se articula en dos partes diferenciadas, la enumeración de intereses del protagonista y cómo los fue desarrollando, y la batería de preguntas frecuentes que le suelen hacer.

Del texto se deduce que la motivación se convierte en la energía que lleva a André al conocimiento, cuando eliges qué te interesa inviertes todo tu tiempo en conseguir tus objetivos, la clave en este caso sería no interferir y poner los medios adecuados al alcance Lee el resto de esta entrada

3 años de Maia

Estándar

IMG_7556

Tres años ha que te me deslizaste, tres años ha que me miraste y cómo brillas a mis ojos que soy tu madre. Contemplarte es lo que adoro cuando estoy contigo, siempre lo he hecho pero de un tiempo a esta parte te me apareces como un milagro, y te contemplo y me maravillo ¿de dónde has sacado esos ojos? ¿dónde aprendiste ese caminar de brincos y pura gracilidad? Pareces un hada, saltando, mirando, escuchando y ya también contando. Cómo me gusta escucharte, se que me descubres sonriendo ampliamente, pero no puedo disimular cuánto me maravilla tu parlamento y no me río de ti, es que me devienes irresistible, casi me hipnotizas.

¿Qué podría contarte de éste, tu tercer año? Ha sido sin duda el año en el que te dejamos ir un poquito, emprendiste tu camino por las escuelitas que elegimos para ti y completamente adaptada, feliz y segura también nos hiciste zozobrar, seguramente nos hicimos zozobrar. Mi espina siempre es esta ¿cuándo? ¿cuándo es el momento de dejaros marchar? La culpabilidad me toca más ahí que en cualquier otro sitio y aunque te adaptaste Lee el resto de esta entrada

Distorsiones cognitivas

Estándar

IMG_5763

Como parte de este proceso de encontrarme a mi misma me encuentro buscando las propias fronteras de mi cuerpo, mi contorno. El cubículo que me encierra, los límites de mi existencia.

Va y ven de episodios y formas, dos embarazos, dos lactancias, respuestas metabólicas y ese esperar, a ver que pasa.

Me hice una promesa, no pisar la báscula, ¿a qué más? En sendos embarazos las matronas tomaron nota y ahí quedó la cosa.

Cuando albergas en tu cuerpo, cuando alimentas son muchas las necesidades calóricas, tienes una gran excusa, la mejor, y comes, tienes hambre, un hambre primitiva, ancestral, nocturna, después de las largas tomas que devienen al sueño de la criatura te descubres ávida, ávida de dulces sueños y de dulces tentaciones. Así transcurre el tiempo y sin embargo tu figura decrece, la magia de la leche, la magia de la luna.

Lee el resto de esta entrada

Niños de cristal

Estándar

Arlo y su padre En no pocas ocasiones me pregunto si estamos creando ciudadanos de cristal con nuestra mejor voluntad. En no pocas ocasiones escucho a muchos padres que censuran los cuentos clásicos por su aberrante contenido y por su alto voltaje. No seré yo, sin embargo, quien exima de juicio y consideración cualquier cosa que pase por mis manos, pero ¿es necesaria la censura? Con toda nuestra blancura, los padres de ahora tan cultos y formados, terminamos dando la rodea a fin de no tocar temas peliagudos y con el objetivo de ahorrar a nuestros querubines feos momentos de zozobra. ¿Es acaso necesario? ¿sale gratis esta actitud con la psique de nuestros hijos? Como me ha ocurrido ya con otras cuestiones blandí con fuerza la bandera de lo políticamente correcto. Para muestra un botón, mi análisis de un curioso libro infantil allende el 2012. Los clásicos de los Hermanos Grimm no ocuparían jamás nuestras estanterías, brujas y lobos con particulares apetitos, damiselas en apuros a expensas de sus caballeros, todo un horror ¿es que nadie más lo ve? Lee el resto de esta entrada

Cuando las crisálidas vuelan

Estándar

IMG_6909-2

Por fin me siento ante la pantalla, cristal que me refleja y que os devuelve mi imagen, una imagen. Este largo paréntesis del blog, el más largo, no responde a una crisis de la palabra o de mi persona, es más bien que se amontonan mis prioridades sin que por ello sea capaz de decidirme o reconocerlas. Esta situación debería ser interpretada, y es que creo que ahora si, ahora el puerperio no es mi realidad, no se cuando dejó de serlo pero mi persona despierta paulatinamente, cada una de sus facetas luchan por florecer y expresarse, el pasmo maternal en el que me cobijaba, el nido que habitaba se ha terminado de desenroscar.

Recientemente me acusaron de este modo “tienes muchos proyectos parece que te falta oxitocina”, mis sistemas de alarma saltaron, ¿cómo podía ser posible? ¿el centro de mi mundo ya no eran mis bebés? quizás mis bebés ya no lo eran tanto, quizás tengo la ilusión de que me despego de ellos y posiblemente sean ellos los que se desprenden de mí. Ayer fue la primera vez que no los recogí del cole, y no hubo drama, venían contentos, qué tontería ¿no? pues claro. Pude comprobar dos cosas, me apetecía hacer otra cosa y además no era necesaria la culpa, nadie sufre.

Lee el resto de esta entrada

¿Por qué Halloween?

Estándar

Halloween

¿Por qué Halloween? ¿Por qué el pasado fin de semana se inundaron las calles con seres de otro mundo? ¿Y por qué no? Pienso que cuando algo sucede es porque lo estábamos deseando, igual que cuando gana un partido político al que detestas, parece una locura, pero lo cierto es que el pueblo se ha pronunciado y solo queda vivir la frustración y mantener la  esperanza de que no será tan malo. Creo que en esta ocasión ha sucedido ésto mismo, nadie parece querer la fiesta de Halloween pero es un hecho que ha sumado y sumado trascendencia en nuestro país.

He leído críticas que acuñan la nacionalidad como un impedimento, resulta que es una fiesta estadounidense y nosotros somos muy puristas y castizos, muchos tuits rezan cosas similares a esta: “Que celebremos Halloween es como si en Wisconsin bajasen de romería por el Mississippi al Cristo de los Faroles”; y me tengo que reír, ¿entonces no deberíamos probar el chocolate belga? En la Alpujarra granadina hacen uno estupendo, ¿o el problema son los Estados Unidos de América? En tal caso os insto a que dejéis de consumir el CINE con mayúsculas, mucho mejor Águila Roja que Juego de Tronos, olvidaros de vestir con vaqueros, ni que fuerais a un rodeo, ya sabéis que La Casera tiene su propio refresco de cola, y además, no sé por qué estáis tan orgullosos de Gasol, ¿quién quiere jugar en la NBA?

Lee el resto de esta entrada