Archivo de la etiqueta: mascota

De gatos, perros y bebés

Estándar

Vivir con animales es una gran experiencia,  es una llamada a lo primario, lo instintivo, lo natural, lo insignificante. Pasamos por el mundo con mucha prisa, sin fijarnos en los que nos rodea, sin apenas apreciar los pequeños detalles y observar a un gato acicalándose puede ser todo un espectáculo, una lección de elegancia, precisión, tranquilidad y narcisismo.

Pero sucede como siempre, el miedo a lo desconocido y todo lo relacionado con los bebés mueve los resortes de las personas que no han convivido con un animal  y ya, desde el embarazo, empieza la lluvia de juicios y prejuicios. Tengo que aclarar que, por supuesto, no es necesario deshacerse de tu lindo gatito si te quedas embarazada, solo debes seguir una serie de recomendaciones básicas que se resumen en una, no tocar las heces del arenero. La toxoplasmosis se desarrolla en gatos jóvenes sobre todo, cuando ingieren carne cruda que está infectada, para que se de este requisito tu gato ha de ser un cazador avezado, característica complicada cuando hablamos de un gato casero que apenas si conoce el balcón. El parásito se encuentra en las deposiciones con más de 24 horas, por lo que sería buena idea no dejarlas tanto tiempo, si es que a alguien se le ocurre lo contrario. El siguiente paso es que los excrementos entren en contacto con las manos y que después se ingiera un alimento, con una buena higiene, uso de guantes, uso de una paleta (que duda cabe), o simplemente que otra persona se ocupe de la higienización de la caja, lo tenemos resuelto, podemos acariciar a nuestro felino con total libertad. Para mayor información sobre el tema recomiendo este enlace.

La primera vez que observé que Marco ya concentraba su mirada en objetos lejanos en movimiento, fue cuando su carita siguió el recorrido de nuestro gato a través de su travesía por el salón. Sus ojos sorprendidos y audaces descubrieron al felino y desde entonces le apasiona su comportamiento. En cuanto al tema de las alergias cada vez mas estudios demuestran que convivir con animales durante el primer año de vida es un agente previsor y no de riesgo, además fortalece el sistema inmunitario de los niños.

Por otro lado, y lo que más me gusta de tener mascota en casa, es el aspecto relacional, Marco realiza un ensayo y error de comportamiento con ella, aprende a dar cariño, a recibirlo con condiciones (hablamos de un gato); a respetar el espacio felino, comprender que no es un juguete, tiene autonomía, sentimientos y percepciones; a aceptar el rechazo y regocijarse con la aceptación. En definitiva aprehende un tipo de relación esencial, sin máscaras ni elaboraciones intelectuales, la relación con el mundo animal, tan primario como él, en el histórico de su convivir, incluso hubo un momento en el que el gato contaba con mayor inteligencia que nuestra cría humana. Percibe como cuidamos y nos responsabilizamos de nuestra mascota y cuando sea mayor también podrá hacerlo él, se concienciará moralmente del valor de los animales, de su espacio en el mundo, de su valor como especie, amará la vida y espero, que nunca se vaya a Botswana a cazar elefantes.

Es todo un héroe nuestro Marco, seguro y osado, su amor por nuestro gato le lleva a acariciar y perseguir entre risas y emoción a todo perro y gato que se le cruce. No conoce el miedo (interesante Post sobre los niños y su miedo a los perros) y obtiene respeto de todos ellos, bueno a decir verdad, los gatos huyen y los perros se gustan de sus caricias hasta que los pisa por accidente, en cuyo caso también ponen pies en polvorosa. Adoro su actitud, apoya su cabecita sobre sus amigos canes y los acaricia con suma delicadeza hasta que le puede el deseo explorador.

Me remito a mi reflexión inicial, el mundo es pura belleza y me siento afortunada de tomarme tiempo para observar la nobleza y pristinidad de la interacción, el mutuo descubrimiento, la resolución de conflictos y el intercambio de amor que se produce entre un niño y su mascota.